JORNADA en la nueva era globalizada

Si en algo todos están de acuerdo en el convulsionado escenario global, es que nada será igual después de la pandemia, y que las costumbres han sufrido un cambio radical en todas las actividades. De esta drástica transformación no se salvan los medios de comunicación, que se están reinventando para salir adelante.

JORNADA, al cumplir hoy 56 años de actividad al servicio de la comunidad nacional, asume un nuevo reto para enfrentar las adversidades, con el convencimiento de que hoy, más que nunca, todos los bolivianos deben unirse para lograr el bien común, el respeto al ordenamiento legal y la defensa de principios, valores, y derechos fundamentales que hacen fe para lograr una Patria libre de autócratas y consolidar el sistema democrático.

No hemos «arado en el mar», puede ser que nos hayamos sacrificado por lo que creemos y deseamos, una Bolivia con igualdad de oportunidades para todos, sin prejuicios ni soberbia.

La independencia de este medio de comunicación, que ha sido el estandarte para llegar ante los lectores, permite que siga entre los medios de comunicación que luchan por vencer los múltiples problemas emergentes tanto de las crisis políticas y económicas, como de la secuela que deja la pandemia que lo trastocó todo.

JORNADA fue uno de los primeros periódicos en ver que el espacio virtual se presentaba como la alternativa a los nuevos desafíos para llegar al público, primero con el auge de la televisión, luego con el internet y ahora frente a las redes sociales. Sus ediciones virtuales han adquirido experiencia, pero la nueva era postcoronavirus obliga a nuevas iniciativas y repensar en lo que la gente necesita.

JORNADA considera que en la «nueva normalidad» que se está imponiendo en las sociedades es necesario prestar atención a lo que la gente espera, y esforzarse en satisfacer sus expectativas.

Por ello, varios medios de comunicación del mundo y especialmente las agencias de noticias exploraron las posibilidades para enfrentar la nueva realidad, y una de las conclusiones es la necesidad de proseguir trabajando por la verdad y la transparencia, es decir, la información verídica confirmada que sirva de orientación y guía.

En esa línea, de la que nunca se apartó JORNADA, se encuentra el sentimiento de la ciudadanía que busca información confiable.

Este medio de comunicación mantiene constancia en su línea editorial e informativa, desde que inició su primera edición precisamente un 4 de noviembre de 1964, cuando hizo compromiso de defensa de la unidad nacional, de las libertades civiles, del estado de derecho, de la democracia y la Ley.

Hoy, cuando JORNADA cumple 56 años, ratifica su convicción de defender la unidad del país, persistir en la defensa y consolidación del sistema democrático. La lucha por estos postulados ha sido dura y en muchos momentos de la historia se hizo riesgosa. Pero desde las columnas de este periódico, nunca se ha flaqueado en esta inquebrantable posición principista.

En los momentos más difíciles para los bolivianos, JORNADA ha perseverado en defender no solamente la viabilidad del país, sino fundamentalmente la unidad de la nación, la fortaleza del Estado y la convicción de los bolivianos, de oriente a occidente, de sur a norte, de mantener la bolivianidad. Desde las páginas de este periódico se motivó el dialogo, la comprensión, la tolerancia, la defensa de la unidad del país como única garantía de supervivencia.

Siempre dijimos y sostenemos, los gobernantes antes de imponer sus posiciones, deben convencer mediante el diálogo constructivo.

El mensaje ha sido de conciliación en aras del objetivo superior que es la Patria con oportunidades para todos.

La actual coyuntura es muy complicada tanto políticamente como por los efectos destructivos de la pandemia, que ha obligado a una paralización que dejó a miles de personas sin empleo, precipitó el cierre de empresas y deja en grave riesgo la salud de la población. Sobrevivir a la crisis actual es un desafío para todos, y en esa esperanza es necesario reconstruir, reinventarse, asumir nuevas iniciativas y actualizarse al ritmo de la nueva era de las comunicaciones que ofrece nuevas opciones, pero también sanciona la inercia.

Renovarse, actualizar sistemas, ir junto a los acontecimientos son necesidades de las que hay que apoderarse comprendiendo que la información veraz y confiable es como el oxígeno.

La falta de aire sólo se sufre cuando comienza la asfixia y solo entonces se aprecia el valor del aire.

JORNADA está comprometida con el destino nacional difundiendo la necesidad de defender la democracia y el estado de derecho como objetivos centrales para que la Patria salga adelante.

Somos libres como el viento, como el aire y la lluvia, las vicisitudes y sacrificio, las incomprensiones de gobernantes que creían ser todo poderosos, no nos amilanaron por el contrario como el yunque forjamos nuestros ideales para legar a las próximas generaciones las virtudes de saber navegar en tempestades y tormentas de la ofensiva política, que hizo y hace mucho daño a la convivencia civilizada.

En fin, la confianza depositada por nuestros miles de lectores en nuestras ediciones digitales e impresas, la bondad de nuestros anunciadores, ha templado nuestro espíritu como hierro que no se doblega y ahí vamos, seguiremos adelante pese a toda confabulación de políticos que se consideran insustituibles, los hechos demuestran que cuando existen medios independientes la verdad se impone y el pueblo aprecia y hace respetar sus derechos.

Los políticos deben comprender y entender que las personas pasan y las instituciones quedan.

¡Seguiremos en esa constante!