6 C
La Paz
martes, septiembre 28, 2021
InicioOpiniónEditorialJORNADA en sus 55 años

JORNADA en sus 55 años

JORNADA cumple hoy 55 años informando, orientando y registrando los hechos históricos que han abierto la senda por la que transitamos los bolivianos. En este tiempo, uno de los principios inquebrantables de este medio de comunicación ha sido orientar al país sobre la necesidad de preservar la paz, fortalecer la democracia y proteger el estado de derecho, como factores indispensables para la convivencia. Frente a la actual crisis política que vive el país, ratificamos el llamado a la fraternidad nacional, a la unidad y a perseverar en los esfuerzos destinados a que toda la población pueda vivir en armonía y sin sobresaltos.

Desgraciadamente, hoy Bolivia vuelve a sufrir los efectos de la polarización política, que como ya ocurrió en otras coyunturas conflictivas casi siempre tiene su origen en la ambición desmedida de los políticos y su afán por controlar el poder absoluto. Las fracturas del equilibrio para controlar el poder, y la tozudez de los políticos agazapados en sus propias limitaciones pueden llevar a los bolivianos a situaciones de confrontación que nadie quiere. Por ello hacemos un llamado a gobernantes y gobernados, a los políticos, a las regiones, a las instituciones nacionales a velar por los intereses del país, y no por las ideologías partidarias cuya esencia sectaria las hace mezquinas.

Las páginas de JORNADA en estos 55 años han registrado los avatares que el país ha tenido que superar para consolidar su vida institucional, tiempo en el que factores de diferente índole, tanto internos como externos, han afectado la unidad del país, fomentando el regionalismo, el intervencionismo y la mezquindad. Pero, felizmente han sido más los lazos patrióticos, las coincidencias y las conciencias esclarecidas, las que perseveraron al proclamar indeclinablemente la unidad de Bolivia. JORNADA se inscribe en esa constancia, desde que sacó su primera edición precisamente un 4 de noviembre de 1964, cuando hizo compromiso de defensa de la unidad nacional, de las libertades civiles y la de defensa de los recursos naturales.

Hoy, cuando JORNADA cumple 55 años, ratifica su convicción de defender la unidad, la democracia y las libertades ciudadanas. La lucha por estos postulados ha sido dura y en muchos momentos de la historia se hizo riesgosa. Pero desde las columnas de JORNADA, nunca se ha flaqueado en la inquebrantable posición principista, recogiendo el legado del mariscal Antonio José de Sucre, que cuando el país valoró su aporte a la creación de la República, anunciando una condecoración, el libertador solamente pidió como premio «mantener la unidad de Bolivia».

Las agresiones que ha sufrido el país son muchas, y desde la Independencia no han faltado las barreras que se tuvo que vencer. Inclusive potencias extranjeras han visto a Bolivia como algo perturbador. Nuestro país ha tenido que lidiar con toda índole de circunstancias, guerras de agresión, desmembraciones territoriales y el enclaustramiento. Las equivocaciones de los gobernantes han sido muchas y las ambiciones políticas muchas veces han derivado en graves confrontaciones, golpes de Estado y limitaciones al desarrollo.

En todas estas ocasiones JORNADA ha levantado su voz para defender no solamente la viabilidad del país, sino fundamentalmente la unidad de la nación, la fortaleza del Estado y la convicción de los bolivianos todos, de oriente a occidente, de sur a norte de mantener la bolivianidad. Desde las páginas de este medio de comunicación volvemos a exhortar al diálogo, la comprensión, la tolerancia y, fundamentalmente, la defensa de la unidad del país como única garantía de supervivencia. En la coyuntura actual, pese a los vientos encontrados, pedimos recoger las brisas de esperanza para el país, potenciarlas y hacer que se conviertan en una poderosa energía patriótica nos lleve a todos los bolivianos hacia adelante. Hacemos votos porque todos los estantes y habitantes pongan su cuota parte para alcanzar estas metas superiores, que deben redundar en la edificación de un país con las más amplias libertades, en el que todos los bolivianos logren oportunidades para el desarrollo de sus potencialidades al amparo del respeto a la Constitución Política del Estado y el ordenamiento legal; el cumplimiento a los derechos humanos y el fortalecimiento de los principios democráticos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -