5 C
La Paz
domingo, febrero 5, 2023
InicioBoliviaPolíticaLa Asamblea Legislativa, convertida en una tribuna popular

La Asamblea Legislativa, convertida en una tribuna popular

Ministros y sindicalistas vivando a voz en cuello al presidente Luis Arce, cual si estuvieran en un estadio, incluso con megáfonos, e intercambios de gritos e insultos entre oficialistas y opositores marcaron este martes la sesión parlamentaria en la que el mandatario dio su informe de gestión.

La sesión comenzó pasada las 10:20 y fue instalada por el vicepresidente, David Choquehuanca, quien también preside la Asamblea Legislativa.

Posteriormente, una comisión de legisladores fue a buscar a Arce a la casa de Gobierno para que se traslade al Parlamento y pueda dar su informe al cumplirse dos años de su investidura.

El mandatario llegó al hemiciclo entre vítores de los parlamentarios del Movimiento al Socialismo (MAS), que son mayoría en el Legislativo, y de numerosas delegaciones de sindicatos y organizaciones sociales afines al Gobierno que coparon los palcos para visitantes y coreaban «Lucho amigo el pueblo está contigo».

Cuando se dirigía a la testera, la diputada opositora María René Álvarez le salió al paso con una pancarta que decía «Nos pueden golpear, nos pueden cercar, nos pueden matar, pero nunca podrán doblegar a Santa Cruz. Viva la tierra de valientes» y que le arrebataron y destruyeron los legisladores que acompañaban a Arce.

Esa región oriental cumple en esta jornada 18 días de una huelga con la que reclama que el censo de población sea en 2023 y no en 2024 como lo definió el Ejecutivo nacional.

Álvarez aludió con su mensaje al llamado «cerco» con bloqueos de carreteras que cumplieron grupos oficialistas en Santa Cruz en contra de la huelga que dejó a la región aislada, sin alimentos ni combustibles.

De tribuna a tribuna

Los opositores trataron de hacer escuchar las demandas por el censo en 2023, interrumpiendo de rato en rato el discurso de Arce, pero a diferencia de otros años, en esta ocasión su protesta fue acallada por una abrumadora y ruidosa mayoría oficialista y los invitados que aplaudían y vitoreaban a Arce.

Incluso llegado un momento, el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Edgar Montaño, sacó un megáfono que había llevado y condujo desde el espacio asignado a las altas autoridades de Estado las vivas al mandatario y algunos insultos a los opositores, a quienes llamó «golpistas».

El oficialismo insiste en que en 2019 hubo un golpe de Estado contra el entonces presidente Evo Morales, quien renunció a la Presidencia en medio de protestas por denuncias de un fraude electoral a su favor en los fallidos comicios electorales de ese año.

Montaño y su colega de Gobierno, Eduardo del Castillo, fueron los más efusivos al aplaudir y alabar a los gritos cada que Arce nombraba alguna obra en desarrollo, como si se tratase de un gol anotado por el mandatario, o cuando había que hacer callar a la oposición, situada en el extremo opuesto del hemiciclo.

En esta ocasión Choquehuanca no pidió orden como hizo en otras sesiones en las que el discurso de Arce también fue interrumpido constantemente por los gritos.

El lío interno del MAS por las directivas en el Legislativo también se manifestó en la sesión en una pancarta que rezaba «Leales siempre, traidores nunca» exhibida por el «ala evista», como los medios locales han bautizado a la facción oficialista cercana a Evo Morales.

Esta facción culpó el lunes a Arce y a Choquehuanca de una «fractura» en el MAS y los acusó de «imponer» la nueva directiva de la Cámara de Diputados para la legislatura 2022-2023.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -