0.8 C
La Paz
lunes, mayo 23, 2022
InicioOpiniónEditorialLa ciudad de El Alto a sus 37 años

La ciudad de El Alto a sus 37 años

Se trata de la ciudad más joven y una de las más populosas del país, que está de fiesta recordando su creación, en un ambiente festivo prolongando el carnaval, aunque con algunas restricciones que la gente no acata, pero manteniendo la idiosincrasia de su gente, que se sale de las normas tradicionales. La naturaleza rebelde de los ciudadanos alteños no solo se manifiesta en el reclamo activo, muchas veces violento de atención a sus necesidades, sino hasta en el rechazo a imposiciones, aunque en ello vaya la salud y la vida, como la resistencia a las vacunas contra el coronavirus o el incumplimiento a las medidas de bioseguridad. Su divisa «de pie, nunca de rodillas» ha calado profundamente, y aunque muchas veces la pasión y el fanatismo ha derivado en excesos y actitudes radicales, la actitud enérgica de sus posiciones no varía.

Ayer hubo un desfile cívico con la concurrencia de autoridades nacionales y departamentales. Estuvieron el presidente Luis Arce y el vicepresidente David Choquehuanca. Participaron organizaciones sociales, instituciones militares y la Policía. La alcaldesa Eva Copa emitió un mensaje dirigido a los ciudadanos de esa ciudad, demandando que se deje de pelear internamente y la gente se despoje de los colores políticos porque la ciudad «necesita a todos unidos por eso en esta oportunidad exhortamos a la población alteña a que luchemos juntos por una urbe mejor en obras y una estabilidad económica», enfatizó.

La ciudad de El Alto celebra 37 años desde su creación como Cuarta Sección Municipal de la provincia Murillo, mediante la Ley 728 aprobada por el Congreso el 6 de marzo de 1985, aunque fue elevada, a rango de ciudad, recién el 26 de septiembre de 1988. Desde entonces, lo que era un barrio de la ciudad de La Paz, fue creciendo al impulso de demandas, paros, bloqueos, y mediante una participación masiva que logró hacer comprender sus necesidades, anhelos de progreso y su derecho a vivir en mejores condiciones. Hoy la ciudad tiene más de un millón de habitantes, con mayoría de mujeres y con una gran cantidad dedicada al comercio informal. Un 60% de la población tiene menos de 30 años de edad.

Los últimos dos años, por la pandemia, la ciudad de El Alto resignó sus festejos como todas las ciudades de país. Las últimas dos gestiones municipales han sido dirigidas por mujeres, que le han dado al Alto una nueva visión institucional, pero que todavía no logra vencer los principales problemas que tienen que ver con la violencia intrafamiliar, los feminicidios, el desorden, y caos en el transporte y el comercio informal.

En contraparte, El Alto tiene un impulso de emprendedores que la convertido en una ciudad económicamente muy activa. La iniciativa privada, la imaginación para los negocios hace de esta ciudad un gran centro mercantil de la más variada oferta. En El Alto funciona la más grande feria informal del país y tal vez del continente, en la que se encuentra desde alfileres hasta tractores, pasado por maquinaria pesada, equipo industrial, calcetines, música o comida, sin que exista algún rubro ignorado. Esta feria es visitada por miles de clientes los jueves y domingos, así como curiosos y mal entretenidos que agravan la inseguridad.

Este año El Alto no tiene grandes obras que estrenar, salvo la Terminal que fue construida en la anterior gestión municipal, pero de todas maneras hay pequeñas obras que están siendo inauguradas, aunque lo que más abunda son las promesas y anuncios para el futuro. La Terminal Metropolitana de Buses de El Alto, comenzó a operar ayer, sábado, un año después de que la obra fuera entregada por la anterior gestión. La alcaldesa Eva Copa informó que se destinó presupuesto para sus operaciones y se logró que se subsanen algunas deficiencias. El 10 de febrero del año 2021, la exalcaldesa Soledad Chapetón entregó la terminal que tiene una capacidad para 72 empresas de transporte para viajes interdepartamentales e internacionales. La estructura también cuenta con patio de comidas, parqueo, centros culturales y helipuerto, entre otros servicios.

La actual alcaldesa anunció una serie de nuevas obras, entre ellas, la construcción de dos nuevos hospitales de segundo nivel debido a que los hospitales existentes están colapsados. Para atender el creciente congestionamiento de tráfico vehicular se proyectan cuatro distribuidores en los puentes Río Seco, Senkata, Litoral y Bolivia. El presidente Luis Arce participó en la semana alteña inaugurando la unidad educativa «Pedro Domingo Murillo A y B», ubicada en el Distrito 4 de El Alto. La obra demandó una inversión de 4,2 millones de bolivianos, tiene 12 aulas más dependencias y tiene capacidad para 360 alumnos. Pero la ciudad de El Alto merece mucho más, tiene innumerables carencias que hacen muy complicadas las actividades, a lo que se suma una constante lucha interna por copar espacios de poder en las organizaciones sociales y vecinales, que casi siempre van fragmentadas por los intereses partidarios y personales, olvidando las reales necesidades de la ciudad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -