La ciudad de Santa Cruz es militarizada para combatir el coronavirus

EFE

La ciudad de Santa Cruz amaneció este martes con un amplio despliegue militar, en un intento de que se cumpla la cuarentena para evitar contagios de coronavirus, pues es el principal foco de la enfermedad en el país.

El despliegue pretende reforzar el control en el cumplimiento de la cuarentena, tras episodios de incumplimiento de prohibiciones como el salir a la calle fuera de las horas y días permitidos para abastecimiento de productos básicos o el circular en vehículos sin tener permiso.

Miles de militares y policías controlan los accesos a la ciudad y los desplazamientos en su interior, con puntos de control fijos y móviles, tras el refuerzo desde esta jornada por parte de la Octava División del Ejército.

La alcaldesa interina de Santa Cruz, Angélica Sosa, dijo a los medios que tras el «mal comportamiento» de algunos vecinos se espera que con este refuerzo la gente tome más conciencia para cumplir la cuarentena.

Sosa explicó que solo abrirán ocho de los 82 mercados de la ciudad, aunque habrá unos doscientos puestos de venta móviles de alimentos, más algunos supermercados con permiso, siempre en las horas autorizadas.

Las medidas de cuarentena establecen que solo se puede salir a comprar de siete a doce de la mañana hora local un día de lunes a viernes, en función del número en que termina el carné de identidad para quienes tengan entre 18 y 65 años.

Santa Cruz es la mayor ciudad de Bolivia con más de millón y medio de habitantes, tras uno de los mayores crecimientos urbanos de Sudamérica durante los últimos años, además de la capital económica del país.

La región de Santa Cruz acumula la mitad de los 354 casos de COVID-19 confirmados en el país, con diez de los 28 fallecidos.

Los episodios de incumplimiento en la región ya llevaron la semana pasada al confinamiento de la cercana ciudad de Montero, con más de 100.000 habitantes.