La epidemia se acelera en México y el petróleo arrastra las bolsas

EFE

El foco de la pandemia de coronavirus se centra ya en el continente americano, donde México declaró hoy que los contagios se están acelerando, un día después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, anunciara su intención de suspender la inmigración, mientras el desplome de los precios del petróleo arrastraba de nuevo hoy a las bolsas a índices negativos.

México en fase de ascenso rápido

El Gobierno de México anunció hoy la entrada en la fase 3 de la pandemia del coronavirus, «una fase de ascenso rápido donde se acumulan una gran cantidad de contagios», según dijo en conferencia de prensa el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell.

Según el informe más reciente de las autoridades sanitarias, México suma 8.772 casos y 712 fallecidos. No obstante, el Gobierno mexicano, que no aplica pruebas masivas a la población, calcula que la cantidad de enfermos en el país podría ser ocho veces mayor a la registrada.

México formalizará la extensión hasta el 30 de mayo de las medidas de distanciamiento social ya en vigor. Estás medidas suponen frenar las actividades económicas no esenciales; también se ha pedido a la población quedarse en casa, si bien la cuarentena no es obligatoria para no afectar a los más de 50 millones de pobres del país.

España suaviza la cuarentena a los niños

El Gobierno español mantiene el confinamiento obligatorio de la población en las viviendas para contener la COVID-19, aunque permitirá a los menores de 14 años salir a partir del lunes, siempre acompañados de un adulto cuando vaya a comprar productos esenciales o realizar gestiones financieras.

La autorización anunciada este martes no contempla, sin embargo, que puedan jugar en la calle o pasear brevemente, lo que fue criticado duramente por grupos opositores de derecha e izquierda.

Las muertes a causa del coronavirus repuntaron levemente este martes en España, hasta las 430, lo que supone 21.282 en total.

Menos muertes hoy a nivel mundial

En el resto del planeta, el número de fallecidos por COVID-19 confirmados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ascendió hoy a 162.956, 4.900 más que en la jornada anterior, siendo la primera vez en dos semanas que no se supera la barrera de las 5.000 muertes diarias.

Los contagios globales son 2,39 millones, unos 50.000 más que en la jornada anterior, cuando el máximo de infecciones diarias llegó a superar los 90.000 el pasado 11 de abril, según las cifras de la OMS.

Por regiones, Europa se mantiene como la más afectada, con 1,18 millones de casos y más de 100.000 muertos, aunque cada vez a menor distancia de América, actualmente con 893.000 infecciones confirmadas por la OMS (el número de fallecidos, unos 40.000, es sensiblemente menor que en el Viejo Continente).

Los gráficos en estas regiones durante las dos últimas semanas muestran una forma de sierra, más que claras tendencias ascendentes o descendentes, por lo que es complicado estimar si a nivel global hay un claro repuntes o desescalada de la pandemia.

Estados Unidos, España, Italia, Alemania, Reino Unido y Francia se mantienen, por este orden, como los principales países afectados en cuanto a número de contagios, mientras que los pacientes recuperados en el planeta superan los 663.000 y aquellos en estado crítico o grave continúan sobrepasando los 57.000.

El petróleo arrastra las bolsas

Las principales plazas bursátiles europeas han cerrado la sesión de este martes en negativo, con retrocesos de entre el 2 % y el 4 %, condicionadas por las pérdidas de Wall Street y por el desplome, una jornada más, de los precios del petróleo.

La cotización del barril de petróleo Brent para entrega en junio perdía esta tarde un 25,33 % en el mercado de futuros de Londres, hasta 19,10 dólares, arrastrada por el temor en el mercado del petróleo después de que el crudo de referencia estadounidense cerrara ayer en negativo.

En Nueva York el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este martes de nuevo a la baja, con los contratos de mayo en negativo en su última jornada y con los de junio, con mucho mayor volumen de contratación, con un notable descenso del barril del 29,91 %, debido al recorte de la demanda provocado por la pandemia de COVID-19 y las dificultades de almacenamiento.

La disminución épica de los precios del crudo se produce incluso después de que un grupo de grandes productores, incluida la Organización de Países Exportadores de Petróleo y Rusia, un grupo conocido colectivamente como OPEP +, la semana pasada llegase a un acuerdo histórico para reducir la producción diaria entre los productores de petróleo en alrededor de 10 millones de barriles

Pero los analistas estimaron que el acuerdo de la OPEP +, que incluía acuerdos para reducir la producción diaria de los no miembros, incluidos Noruega y los EE. UU., no era suficiente para absorber el exceso de petróleo y compensar el impacto de la demanda ejercida por el virus.

Cepal ve una contracción de la economía latinoamericana del 5,3%

Mientras tanto la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) ha pronosticado hoy que Latinoamérica se contraerá un 5,3 % en 2020 debido a la pandemia, lo que generará casi 11,5 millones de nuevos desempleados y casi 30 millones más de pobres.

El parón económico en los principales socios comerciales de la región, la caída en el valor de las materias primas y el golpe en áreas como el turismo llevarán a «la peor contracción de la actividad económica que la región haya sufrido desde que se iniciaron los registros, en 1900», indicó el organismo de la ONU, con sede en Santiago.

Los países más afectados serán Venezuela (-18 %), México (-6,5 %), Argentina (-6,5 %), Ecuador (-6,5 %), Nicaragua (-5,9 %) y Brasil (-5,2 %), mientras que los menos impactados son República Dominicana (0 %), Guatemala (-1,3 %), Paraguay (-1,4 %), Panamá (-2 %), Colombia (-2,6 %) Honduras (-2,8 %), según el informe. En el medio de la tabla se encuentran Chile (-4 %), Perú (-4 %), Uruguay (-4%), Cuba (-3,7 %), Costa Rica (-3,6 %), Haití (-3,1 %), El Salvador (-3 %), Bolivia (-3 %) y las islas del Caribe (-2,5 %).

El virus también afecta a la libertad de prensa

Además de los daños que causa a la salud y a la economía, la COVID-19 se ha sumado a las amenazas que sufre la libertad de prensa en el mundo, muy deteriorada por las presiones de gobiernos totalitarios que aprovechan la pandemia para atacar el trabajo periodístico, según el informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

La organización indicó este martes que el coronavirus ha aparecido al inicio de «una década decisiva» para la libertad de prensa, con retos e incertidumbres en los planos geopolítico, tecnológico, democrático, económico y de confianza.

Greenpeace recuerda la otra emergencia planetaria

La organización ecologista Greenpeace ha recordado hoy, víspera del Día de la Tierra, que en el actual contexto de crisis sanitaria cuidar el planeta es primordial porque el confinamiento por la pandemia de coronavirus «no paraliza la degradación de la Tierra y la superación de sus límites».

Para Miguel Ángel Soto, portavoz de Greenpeace España, en la crisis climática «no ha habido ninguna cuarentena» y por eso ha hecho un llamamiento a gobiernos y empresas para que aborden este problema «una vez que empecemos a observar el aplanamiento de la curva de la pandemia».