6 C
La Paz
miércoles, julio 28, 2021
InicioOpiniónLa Illa del Ekeko "Dios de la Abundancia"

La Illa del Ekeko «Dios de la Abundancia»

Félix Choquehuanca Cahuaya (*)

La Illa del Ekeko, llamada también la Illa Tunupa pertenece a la cultura Pukara de la época precolombina, tiene más de dos mil años de antigüedad, es el Dios de la abundancia. Según el investigador suizo Johann Jakob Von Tschudi (1858), la pieza fue robada en Tiwanaku, en 1929 su nieto la vendió al Museo de Historia de Berna. La escultura es de piedra, mide 15,5 cm de alto y 8,5 de ancho, presenta en su iconografía tres batracios denominados en aymara (kimsa jamp’atu) y cuatro culebras en la espalda, fue recuperada por el Estado Plurinacional de Bolivia tras 156 años el 7 de noviembre de 2014.

La «Illa Tunupa», amuleto sagrado con fuerza cósmica es la deidad y divinidad andina, adorada en el altiplano boliviano y peruano, además es considera Dios del volcán y del rayo, en honor a ella se realiza grandes fiestas y fue venerada como Virgen protectora de los habitantes del Ayllu; asimismo la Illa tiene la característica de llamar a la lluvia, por lo cual se conecta con la Madre Tierra (Pachamama).

La función principal de Tunupa fue el ordenamiento del mundo, controlar los volcanes y los rayos, tenía poder sobre las aguas, asociaba al mundo de arriba y al mundo de abajo (pareja de dioses). El mundo de arriba (Alaxpaxha) era el rayo y la lluvia, mientras que el mundo de abajo (Manqhapacha) era lava de los volcanes, los ríos y los manantiales. Esta cosmovisión fue frecuente antes de la llegada de los españoles; sin embargo, éstos describieron a la forma de los dioses occidentales.

Según los cronistas, Tunupa tenía el poder del rayo o también llamado «el fuego celeste», estaba ligado a los volcanes llamados «el fuego terrestre». Los volcanes abundan en el Collao y sus zonas circundantes, el más importante es el Volcán Tunupa, el cual se encuentra al norte del Salar de Uyuni del departamento de Potosí.

Tras el regreso de la Illa como parte femenina del Ekeko, fue incluida a la fiesta de la Alasita o Feria de las Miniaturas (Patrimonio de la Humanidad), cada 24 de enero se rinde tributo al Dios de la Abundancia, es símbolo de la ciudad de La Paz y otras regiones de Bolivia, por su ajayu, el espíritu y por la fuerza universal de los aymaras, integra a 36 culturas originarias.

La Alasita, es la fiesta de la abundancia cuya simbología son las miniaturas, se pide abundancia, buenos deseos, aspiraciones materiales o inmateriales, el secreto para que se cumpla los anhelos es comprar con fe, todas estas acciones se complementan con rituales de los yatiris.

La Illa del Ekeko, actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico de la ciudad La Paz.

(*) Profesor

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -