6 C
La Paz
martes, junio 22, 2021
InicioOpiniónEditorialLa Libertad de Expresión

La Libertad de Expresión

Bolivia recuerda hoy, 10 de mayo, el Día del Periodista, que en realidad constituye un símbolo de los derechos del pueblo a expresar libremente sus ideas directamente o a través de los comunicadores que son el medio para llegar a todos. Los periodistas son, a su vez, la voz de los aquellos a los que se les impide decir su verdad. Desgraciadamente persiste todavía una serie de mecanismos mediante los que se coarta la libertad de prensa y el acceso a la información, y se hace todo lo posible por evitar la transparencia.

Pese a la Constitución Política del Estado, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Ley de Imprenta y otras normas que mandan la apertura y el acceso a la información, aún perduran algunas viejas y nuevas prácticas para coartar el derecho del pueblo a conocer la verdad y transparentar los hechos públicos. Nuestro país, desgraciadamente, es permeable a algunas corrientes oscurantistas, promovidas por quienes tienen algo que esconder. Constantemente se dan hechos que afectan a la libertad de expresión, pese a que la CPE garantiza el derecho «a expresar y difundir libremente pensamientos u opiniones por cualquier medio de comunicación, de forma oral, escrita o visual, individual o colectiva. A acceder a la información, interpretarla, analizarla y comunicarla libremente…». Sin embargo, se han dispuesto normas violando la Constitución, que restringen tanto el derecho a informar como a recibir información.

En el mundo, y particularmente en Latinoamérica se han logrado algunos avances en la defensa de la libertad de expresión, pero desgraciadamente, también se dan muchos retrocesos. Aunque las legislaciones cada vez son más amplias para los derechos y libertades, se producen diferentes formas para cercenar este derecho esencial. Desde las más brutales, como persecuciones y asesinatos, hasta la discriminación de la publicidad institucional, pasando por judicialización del derecho a informar y ser informado. Entre uno y otro extremo, hay todavía todo un conjunto de maneras innobles hacia los medios de comunicación y sus actores, por parte de políticos y grupos sociales manipulados políticamente y también por intereses poderosos o personalidades influyentes.

Corresponde recordar que también desde 1948, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se incluyó en su artículo 19 el derecho de opinión y expresión, que determina que «Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión».

La libertad de expresión no es un privilegio de los periodistas. Es un derecho de toda la sociedad en sus diferentes estratos. Es uno de los derechos humanos fundamentales y es un deber civil defenderlo de toda presión o acoso. La actual Ley de Imprenta de nuestro país, rige desde 1925, luego de haber sufrido algunas modificaciones desde la primera norma que fue aprobada durante el gobierno de Antonio José de Sucre en 1826. El Día del Periodista fue instituido el 10 de mayo de 1938, por el presidente Germán Busch que reconoció al periodismo como una profesión y a su vez que validó el derecho a la jubilación. Se trata de una fecha con alto contenido emblemático porque funde en una idea la denuncia contra el despotismo que busca tapar toda forma de transparencia y libertad, y el reconocimiento al sacrificado oficio de informar, orientar, comunicar y denunciar el abuso y la prepotencia, en una labor de defensa del derecho y las libertades.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -