4.9 C
La Paz
sábado, mayo 21, 2022
InicioOpiniónEditorialLa más alta función del Estado está descuidada

La más alta función del Estado está descuidada

La educación en nuestro país, además de haber sido politizada, es manejada de forma improvisada, sin criterios académicos sólidos y al influjo de las circunstancias, no obstante que se la considera la más alta función del Estado. En todos los países del mundo que alcanzan el desarrollo, la base de su despegue ha sido la educación. Lamentablemente en nuestro país ocurre todo lo contrario. Pese a los riesgos de contagios y transgrediendo las recomendaciones de los médicos y la comisión científica, se determinó el retorno a clases presenciales, sin tomar en cuenta la salud de los alumnos y maestros ni solucionar los problemas logísticos para dar seguridad y medios para estudiantes y docentes. Es más, desoyendo la advertencia de los organismos sindicales del magisterio que exigen atención a sus demandas, se anunció la vuelta a labores escolares presenciales. Para colmo de males, el ministro de Educación se lava las manos y ahora dice que fueron los padres de familia que determinaron la normalización de labores.

Frente a esta situación, los alumnos están en los colegios pero con labores improvisadas, mientras los maestros levantaron momentáneamente sus movilizaciones, luego de haber sido gasificados por los policías durante sus manifestaciones exigiendo atención a sus demandas. El ministro de Educación Edgar Pary, según reportes de prensa, aseguró que no habría «anunciado de manera oficial el retorno a clases presenciales porque hay que hacer una revisión de la estadística de los contagios; ha primado la voluntad de los padres y madres de familia; es decir, la exigencia de los padres y de los estudiantes de volver a clases presenciales», dijo. Pary explicó que desde el primer día de clases los colegios de la ciudad de El Alto estaban llenos de estudiantes, y que en otros establecimientos se estaban organizando los padres de familia para la normalización. Dijo también que se recomendó extremar y garantizar las medidas de bioseguridad, materiales de aseo, controlar el distanciamiento para prevenir contagios, e instar a los padres de familia a hacer vacunar a sus hijos contra el covid-19. «Nuestro Gobierno ha garantizado vacunas para todos y es momento de aprovechar que hay dosis porque nadie puede garantizar un repunte de la pandemia más adelante».

Pero mientras el Ministerio dice que no autorizó, los estudiantes están en clases, el magisterio urbano sostiene un enfrentamiento con el gobierno por no haberse atendido sus demandas presentadas antes del inicio de clases. Hubo una reunión entre representantes de los docentes y del Ministerio de Educación, pero no se llegó a ningún acuerdo y los maestros salieron a las calles para protestar. La represión que sufrieron los enfadó más y ahora anuncian nuevas medidas de presión. El magisterio urbano exige la creación de por lo menos diez mil nuevos ítems para maestros, incremento salarial y un aumento del presupuesto de Educación. Anuncian una nueva marcha para mañana miércoles y el inicio de un paro movilizado desde el viernes. El dirigente de los maestros urbanos, Álex Morales dijo que los maestros se movilizarán en los distintos departamentos del país, además en las ciudades intermedias se realizarán bloqueos. En otras regiones, los afiliados desarrollarán bloqueos de caminos.

Como ocurre en toda ocasión en la que el gobierno no puede atender las demandas de algún sector, apela a la descalificación. En este caso dice que la movilización es política porque están próximas las elecciones en el magisterio de La Paz. Pero nada dijo de las movilizaciones que se anuncian en todo el país. Pese a sus argumentos, Pary considera que el Estado hace su mayor esfuerzo económico con la asignación de 3.300 ítems al magisterio durante este año, y expresó su disposición de dialogar y llegar a consensos que beneficien a los estudiantes y a los maestros.

Es necesario comprender que el sistema de educación en el país requiere un viraje radical, para buscar la calidad en forma integral. Se ha hecho un daño irreparable con la introducción política durante el gobierno del MAS. Los perjuicios se agravaron con la pandemia, que no solamente ha ocasionado una grave crisis económica, afectando a todas las actividades en general, pero los más perjudicaos, sin duda, han sido los niños y jóvenes que han visto frenados bruscamente sus estudios. Por ello son necesarias varias medidas de cambio además de la prevención, como la vacunación a los escolares y estudiantes como una manera de protegerlos de contagios, además de las recomendaciones de un control de bioseguridad. Pero estas recomendaciones pueden caer al vacío si en los centros educativos no existen las condiciones adecuadas para desarrollar las labores escolares manteniendo el distanciamiento social, y contar con los implementos sanitarios imprescindibles, en los casos de labores escolares presenciales y semipresenciales. Los riesgos son muchos y las deficiencias también, de manera que debería asumirse un seguimiento en cada unidad educativa, de manera que se logre cumplir todas las previsiones.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -