La selección Sub-23 se queda sin espacio para trabajar

APG

La programación que elaboró el director técnico, César Farías, para el trabajo de la Sub-23 quedó sin efecto con la reanudación del torneo Clausura, que se extenderá hasta finales de diciembre. Esta alteración en los planes puede estrechar los plazos para la preparación del cuadro verde que tiene en la mira su traslado a Colombia, sede del torneo preolímpico Tokio 2020 del 18 de enero al 9 de febrero.

Antes de que el conflicto social y político estalle en el país, Farías tenía definido que los futbolistas de la Sub-23 iban a concentrarse en la ciudad de Santa Cruz a partir de mediados de diciembre, luego de la conclusión del campeonato, para disputar cotejos amistosos contra selecciones de Centroamérica y de la región, pero todo esto quedó suspendido.

La convulsión en el país bajó de intensidad, abriendo espacio para que el fin de semana se retome la actividad y la agenda ha quedado apretada. Las diez fechas que restan se jugarán sábado, domingo, miércoles y jueves. Frente a este calendario estrecho no hay paso para los ciclos de tres días a media semana que eran una opción para el entrenador.

De momento, Farías hará un seguimiento a los seleccionables durante los partidos del torneo local y conversarán con ellos para ver en qué condiciones físicas se encuentran, porque hay algunos a quinees les afectó este receso forzado y necesitan recuperar su nivel.

Una idea que crece es trabajar el próximo mes con los jugadores de los planteles que empiecen a perder protagonismo en el Clausura, es decir aquellos que ingresen a la recta final sin chance para pelear por un premio internacional o no estén involucrados con el descenso.

Farías necesita realizar trabajo de campo, ya que falta seis semanas para encarar el preolímpico. El Clausura finaliza el 29 de diciembre, y el reinició de la temporada 2020 está fijada para la tercera semana de enero, dejando un tiempo breve para tomar un respiro.

El siguiente año también será estrecho con el inicio en marzo de las clasificatorias mundialistas Qatar 2022, la Copa América Argentina-Colombia a mitad de gestión, los partidos de la Copa Libertadores de América en el primer semestre y dentro de esto tiene que acomodarse el Apertura con 182 cotejos bajo la modalidad de todos contra todos.

La Sub-23 no irá a Colombia con el papel en blanco, porque desde que asumió Farías en septiembre tuvo contacto con los seleccionados con partidos amistosos, aunque lo ideal para el técnico era explotar diciembre y enero con una preparación incisiva para corregir las fallas que detectó en los compromisos frente a Argentina (0-5) y Venezuela (0-0). Los dos compromisos ante Perú en Lima fueron suspendidos por los problemas sociales.

En el preolímpico, el seleccionado tendrá como rivales a Paraguay (22 de enero), Uruguay (25 de enero), Brasil (28 de enero) y Perú (31 de enero). Partidos que jugará en Pereira y Armenia.

La Selección Absoluta también se verá afectada por el poco espacio que tendrá para la preparación con miras al arranque de las eliminatorias mundialistas Qatar 2020, cuyo inicio tendrá dos fechas en marzo con rivales por definirse.