La Universidad Privada Boliviana fortalece su campus virtual

La Universidad Privada Boliviana (UPB) está fortaleciendo su campus virtual, con el objetivo de sostener la calidad de sus programas académicos, al tiempo que vela por la salud de sus estudiantes y docentes. A pesar de la cuarentena, todas las clases de sus 19 carreras y programas de Postgrado y Extensión Universitaria se llevan a cabo con regularidad, en línea, respetando el cronograma de actividades ya establecido a principio de año.

Prescindiendo de la presencia física de estudiantes y catedráticos durante el tiempo que dure el estado de emergencia, ahora se puede utilizar el campus virtual para simular clases reales y espacios de interacción para trámites administrativos, tanto en Cochabamba como en La Paz y Santa Cruz.

El Vicerrector Académico de la UPB, Alberto Sanjinés, explicó que “Hay una diferencia entre responder a la pandemia realizando actividades en línea, y hacer educación online. Nos hace sentir seguros que este concepto ya lo habíamos desarrollado desde hace años y ahora nos es más fácil poner en práctica varios aspectos propios de la educación online”. Para Sanjinés, la institución ha logrado alcanzar un muy buen nivel, y continúa capacitando a sus docentes, a la vez que aplica sistemas de evaluación de la calidad permanente, para ir mejorando este modelo.

Sanjinés explica que “las actividades online en educación, con esta crisis, deben atravesar por tres etapas: la de la improvisación, la de réplica y la propia de la educación online. Muchas instituciones ya vivieron la primera en octubre y noviembre del pasado año, cuando sin preparación alguna, y en varios casos sin recursos, colegios y universidades experimentaron con las actividades en línea; la segunda es la de replicar la experiencia presencial en entornos virtuales, que también tiene muchos problemas, como el mantenimiento de la atención, el bajo desarrollo del aprendizaje efectivo, la inconveniencia de las prácticas de evaluación presencial, y otros. Y la tercera es la propia de la educación virtual, que requiere de un entorno y herramientas de calidad para realizar actividades efectivas, además de un cambio en la planeación y la metodología docente”.

Es por ello -explica el Vicerrector- que la UPB ha desarrollado el concepto del Campus Virtual, con el objetivo de brindar nuevas herramientas de trabajo y desarrollo para los estudiantes y docentes, que les permite vivir una experiencia integral de enseñanza y aprendizaje en un entorno que ofrece acceso a aulas virtuales, herramientas de evaluación online, biblioteca digital, tutorías, talleres, cursos NOOC de capacitación docente, y una videoteca que se alimenta cada día, en la que se exponen a la comunidad educativa las experiencias de la UPB y material videográfico para la especialización docente en entorno virtual. Además, se implementarán en una próxima etapa los laboratorios virtuales y remotos.

Más allá de los aspectos pedagógicos, también se concibió el espacio para facilitar temas de administración, habilitando la opción de acceder a oficinas remotas, como las registros, becas y asesoría psicológica, creadas en Campus Cochabamba y ahora expandidas a los otros dos campus; o la facilidad para hacer consultas y realizar pagos online.

Sanjinés destaca también que, en este momento la UPB es la única universidad con un sistema antiplagio tan poderoso como Turnitin, en su espacio virtual, y es la única que también hace pública sus prácticas docentes y metodología, esto con el objetivo de colaborar a todos los docentes en Bolivia, que puedan estar interesados en aprender de estas experiencias. Esto -dice- “marca un camino para la educación online”.

Por otro lado, desde hace un tiempo, el campus ofrece actividades 100% online para los estudiantes de posgrado y varias opciones para los de pregrado, que cuenta con aulas online para cada campus, permitiendo a los docentes impartir clases presenciales para alumnos de distintos campos o de ubicaciones geográficas distantes.

Durante ese tramo complejo para la educación, la UPB se rige bajo dos pilares fundamentales: por un lado, garantizar excelencia académica, y por el otro, asegurar la salud de su personal y de su alumnado.