Las bolivianas recuerdan su día con llamados a que cese el machismo político

EFE

Bolivia conmemoró este domingo el Día de la Mujer Boliviana con llamados a que cesen la violencia y el machismo en ámbitos como el político, a una semana de la celebración de los comicios generales en el país.

El 11 de octubre fue instituido como Día de la Mujer Boliviana en 1980 por la entonces presidenta del país, Lidia Gueiler, como homenaje al natalicio de la poetisa nacional Adela Zamudio, considerada una de las precursoras del feminismo en el país.

La presidenta Jeanine Áñez dio un mensaje a la nación en el que abogó por que esta fecha «sea un tiempo para reflexionar entre todos sobre como impulsar la igualdad de la mujer».

«La democracia no puede concebirse sin las mujeres», sostuvo la mandataria, quien también hizo un homenaje a las bolivianas que estuvieron «en primera línea» en la batalla contra la pandemia de la COVID-19.

Casi invisibles en las elecciones

Las mujeres están muy activas en las campañas, pero no como protagonistas y también pasan casi desapercibidas en las propuestas electorales.

Áñez era una de las dos únicas mujeres que aspiraba a la Presidencia entre las ocho candidaturas para las elecciones, sin embargo, el mes pasado retiró su postulación.

La candidata que queda es María de la Cruz Bayá, de Acción Democrática Nacionalista (ADN), aunque no llega al uno por ciento de apoyo en las encuestas preelectorales.

Las organizaciones defensoras de las mujeres han enfatizado en estos días en que se debe cumplir con las normas que exigen paridad en los listados de candidatos a las elecciones, pero también están en la mira las propuestas electorales de los partidos.

La Defensoría del Pueblo lamentó este domingo en un comunicado que solo dos partidos, el MAS y CC, incluyeran en sus planes de gobierno acciones concretas en torno a los derechos y necesidades de las mujeres.

Los programas «no contemplan mecanismos, medidas ni políticas integrales ni innovadoras para la prevención, atención, protección y reparación a las mujeres en situación de violencia», advirtió la entidad, entre otras críticas.

Un mal que no cesa

Estas críticas se justifican en datos como que en 2018 y 2019 se registraron 130 y 117 feminicidios, respectivamente, mientras que en lo que va de 2020, la cifra llega a 88 muertes y «18.464 casos relacionados a violencia contra la mujer», indicó la entidad.

«La Defensoría del Pueblo lamenta que estas cifras pasaron desapercibidas para los partidos políticos que pretenden llegar a ser gobierno», agrega la nota.

Añez, por su parte, señaló que el que las estadísticas no muestren un incremento con respecto al año pasado «no significa que la violencia machista haya disminuido».

«Y por eso como Estado y como sociedad estamos en la obligación permanente de estar alertas ante el riesgo de violencia contra la mujer», sostuvo la gobernante.

Áñez mencionó las normas y políticas aprobadas para garantizar el ejercicio de los derechos de las mujeres, pero reconoció que «existen grandes desafíos» para que estos avances «muestren resultados efectivos».

Uno de ellos es la asignación de recursos económicos suficientes para poner en marcha plenamente estas normas, apuntó, una demanda constante de las organizaciones defensoras de la mujer.