6 C
La Paz
jueves, enero 20, 2022
InicioOpiniónEditorial¿Llega al pueblo el crecimiento económico?

¿Llega al pueblo el crecimiento económico?

Las previsiones económicas para la región no son muy halagadoras, mientras el mundo desarrollado ha retomado el crecimiento y la estabilidad, Bolivia, sigue siendo uno de los países más pobres, con baja producción en general y escaso valor de exportaciones, pese a tener recursos naturales y potenciales posibilidades que hasta ahora han sido desaprovechadas. Durante los pasados 15 años se le ha dicho al país que tenía un alto crecimiento, inclusive por encima de los países vecinos, pero nunca ese crecimiento llegó al bolsillo del ciudadano. En realidad, lo que hubo es un incremento notable de los ingresos por las exportaciones del gas natural, debido a los altos pecios. Hoy, los yacimientos de hidrocarburos están en proceso de agotamiento, la producción ha bajado en más del 30%, y los precios ya no son tan atractivos como en el pasado inmediato.

De todas maneras, el Gobierno actual prevé que la economía boliviana tendrá un crecimiento de 5,1 % en 2022, y que la actual gestión ya concluirá con crecimiento. El Presupuesto General del Estado (PGE) para el próximo año proyecta una inversión pública de más de cinco mil millones de dólares que pondrá énfasis en el sector productivo, según informes oficiales. Ojalá así sea, pero además, sería responsable pisar la realidad y tomas previsiones sobre la base de la económica global y especialmente de la región. De acuerdo a evaluaciones de los organismos internacionales, el 2021 ha sido un año favorable para el comercio internacional. Lamentablemente, Bolivia no se beneficia debido a múltiples factores, entre ellos la inseguridad jurídica, que impide la llegada de inversiones.

De acuerdo a los informes presentados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), el comercio mundial de bienes y servicios aumento en unos 5,2 billones de dólares en relación con 2020, y en unos 2,8 billones con 2019, unos registros que equivalen a un incremento aproximado del 23% y el 11%, respectivamente. Se prevé que hasta fin de año, el comercio de mercancías logre un valor récord de 22 billones, mientras que el de servicios debería estar valorado en unos seis billones de dólares. Esta situación se debe en gran parte a la fuerte recuperación de la demanda como consecuencia de la disminución de restricciones por la pandemia, los paquetes de estímulo económico y el aumento de los precios de los productos básicos.

Pese a estas notas positivas, el estudio señala que las perspectivas para 2022 siguen siendo «muy inciertas» debido a múltiples factores. La fuerte recuperación económica del primer semestre del año en curso se ralentizó durante el segundo debido a un crecimiento económico en China por debajo de las expectativas durante el tercer trimestre de 2021, el aumento de los precios de las materias primas y las «perturbaciones económicas» causadas por la pandemia que pueden afectar negativamente a la demanda de los consumidores y, en última instancia, reflejarse en las estadísticas comerciales de los próximos trimestres. Las actuales tensiones geopolíticas entre algunas de las principales economías pueden crear nuevos enfrentamientos comerciales con importantes repercusiones en los flujos comerciales internacionales.

Se espera que la aplicación de acuerdos comerciales regionales, como la Zona de Libre Comercio Continental Africana, afecte a los esquemas del comercio mundial y un aumento del comercio interno en África y en la zona de Asia-Pacífico. Otras consideraciones que el órgano de la ONU destaca son: Las Interrupciones de las redes logísticas y el aumento de los costes de transporte, la escasez mundial de semiconductores, las políticas estatales y la carga que suponen las deudas. El análisis también indica que el incremento del comercio global continúa siendo dispar entre países y sectores, una tendencia que se agudizó durante el tercer trimestre de 2021. En general, durante el tercer trimestre de 2021 los flujos comerciales aumentaron con más fuerza en los países en desarrollo que en las naciones desarrolladas. Las tasas de crecimiento del comercio en esa época del año fueron muy fuertes en todas las regiones geográficas, aunque relativamente moderadas en América del Norte, Europa y Asia Oriental, especialmente en comparación con el tercer trimestre de 2020. El crecimiento de las exportaciones fue mayor en las regiones exportadoras de productos básicos, debido al aumento de los precios de estos productos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -