Los bolivianos somos dueños de la soberanía

APG

Entrevistado el politólogo, abogado, diplomado de la Escuela de Altos Estudios Nacionales Waldo Ronald Torres Armas, respecto en quién recae la voluntad de darse el gobierno que requiere, señaló:

«La movilización social generalizada y de ámbito nacional, tiene naturaleza constituyente, vale decir, es la autoridad política jurídica suprema del Estado, con una jerarquía superior a la propia Constitución. Basada en esta autoridad tacita, era suficiente proclamar la destitución de Morales por no tener el control de las instituciones del Estado, por carecer del control territorial del país, por el delito de fraude electoral y otros inmersos promovidos por su persona, que le incapacito a garantizar la seguridad, la estabilidad y gobernabilidad, como le manda la Constitución».

Esto significa que, «el constituyente natural, representado por la voluntad del pueblo movilizado y sustentado en el Estado de Derecho, en respuesta sensata y responsable con los ciudadanos, puede nombrar un Gobierno interino de Transición con competencias extraordinarias en lo inmediato para:

Convocar a elecciones dentro de los 90 días. Cesar a los miembros del TSE, TSJ, TCP y del Consejo de la Magistratura y nombrar interinos. Cesar a las autoridades ejecutivas de todas las instituciones y empresas del Estado. Nombrar a nuevos Comandante en Jefe, Comandantes de cada una de las Fuerzas y de la Policía Nacional. Dar por destituidos a todos los embajadores, cónsules, personal del servicio exterior.

Auditar todas las gestiones públicas. Nombrar un equipo de especialistas para la reforma de la Ley Electoral. Plantear juzgar a todos quienes cometieron delitos por ante las instancias judiciales y, en el corto plazo, convocar a la sociedad organizada para establecer un nuevo pacto social».