15 C
La Paz
jueves, agosto 11, 2022
InicioGenteSeriesNatalia Oreiro: dos décadas entre "Muñeca Brava" y "Santa Evita"

Natalia Oreiro: dos décadas entre «Muñeca Brava» y «Santa Evita»

Cuando la serie «Santa Evita» se estrene el 26 de julio, muchos se sorprenderán al ver en la piel de la icónica primera dama argentina a Natalia Oreiro. Al menos es lo que piensa la actriz uruguaya, para quien es muy claro «el poder que tiene la figura de Eva Perón en el mundo».

En una entrevista con Efe en la que retomó el vestuario de Evita y hasta alguno de sus gestos, Oreiro confesó que le «intimida pensar que la gente pasará de asociarme con ‘Muñeca Brava’ a verme como parte de la historia de Evita».

«Es algo que solo empecé a sentir cuando comenzó a acercarse la fecha del estreno en Star+», refirió.

«Santa Evita», basada en la novela homónima de ficción histórica del escritor argentino Tomás Eloy Martínez, cuenta la vida de Eva Perón (1919-1952) a través del macabro peregrinar de casi 20 años que tuvo su cadáver.

Evita murió en 1952 a los 33 años a consecuencia de un cáncer de cuello uterino, pero no fue hasta 1971 que el cuerpo dejó de dar vueltas por el mundo y recibió sepultura en Buenos Aires. En 1976 fue llevado al cementerio de Chacarita, donde descansa desde entonces.

«La historia está contada en tono de thriller, con sus toques de melodrama y acción policial. Fue muy intenso todo el proyecto para mí, desde la interpretación hasta los elementos prácticos. Todo lo hicimos durante lo peor de la pandemia. Las medidas de seguridad sanitarias eran duras, pero estamos orgullosos. Ojalá que a la gente le guste», expresó la artista, que aún siente a Evita con ella.

Entre Milly y Evita

Natalia Oreiro saltó al mundo del entretenimiento a finales de la década de 1990 gracias al papel de Milagros «Milly», la protagonista de «Muñeca Brava» (1998-1999), una telenovela clásica en la que una huérfana trabaja de empleada doméstica en una mansión, se enamora del hijo de la familia millonaria y tras muchas lágrimas la pareja encuentra la felicidad poco antes de la aparición de la palabra «Fin» en la pantalla.

Según la televisora argentina Telefé, encargada de la producción, la telenovela fue transmitida en 80 países con el audio interpretado en casi 50 idiomas. El tema «Cambio dolor», interpretado por Oreiro, llegó a los primeros lugares de popularidad en América Latina, Europa Oriental y el mundo árabe.

«Yo no estaba preparada para lo que pasó con mi vida», reconoció la actriz, quien hasta hoy tiene una fanaticada tan grande en países como Rusia que sus redes sociales incluyen textos en ruso y hasta le dieron esa nacionalidad.

Pero Oreiro está consciente de que «mucha gente no me ha vuelto a ver y quizá ni me reconozca como Evita», aunque su currículum reúne más de 20 películas de cine y otra veintena de telenovelas.

Además, ha realizado innumerables campañas publicitarias como modelo y más de 10 giras musicales internacionales, y conducido programas de telerrealidad. De hecho, acaba de ser anunciada como la presentadora de «Quién es la máscara» en Argentina.

La aprobación de Evita

Oreiro aseguró que nada de lo que ha hecho antes ha sido tan fuerte como protagonizar «Santa Evita» debido a «el esfuerzo histriónico y la responsabilidad de representarla bien».

«Yo le pedí que me ayudara y siento que quedó contenta», reveló.

La serie, que se estrena en 240 países (en Estados Unidos se transmitirá en HULU), «no es histórica, no todo es verdad, pero sí que incluye cosas muy importantes».

«Evita fue sufragista, por ejemplo. Gracias a ella se logró el voto femenino en Argentina», destacó.

Para transformarse en Eva Perón, Oreiro pasó decenas de horas estudiando sus discursos para aprender la forma en que bajaba y subía los tonos, según su audiencia.

«Trabajé mucho en incorporar su uso de las manos y el resto del lenguaje corporal, que era muy característico de ella, pero también de la época», explicó. También le requirió cambios importantes de peso, pues la interpreta a lo largo de su vida, incluyendo los últimos meses con cáncer.

«Natalia y el resto de los actores se prepararon con la severidad que requería el proyecto», dijo a Efe Alejandro Maci, quien dirigió «Santa Evita» con Rodrigo García Barcha, bajo la producción ejecutiva de Salma Salma Hayek Pinault.

Les ayudó el que fueran obligados a trabajar en una burbuja para evitar contagios de covid-19. «No podían hacer nada más que ir a las grabaciones y estar en casa», relató.

Para Ernesto Alterio, quien interpreta al coronel Carlos de Moori Koenig, que secuestra el cuerpo de Evita, Oreiro «capturó la esencia de esa mujer que enloquecía a los hombres de amor y de odio». En el caso de su personaje, «lo que sintió por ella fue una obsesión que es tan repugnante como enferma», destacó a Efe.

Oreiro confiesa que no sabe, ni quiere pensar, si «Santa Evita» será un nuevo parteaguas en su carrera. Se sentirá satisfecha, al igual que sus compañeros, con que «la serie sea bien recibida por el público y que en cierta forma nos ayude a conocernos un poco mejor como pueblo y a entender a esa mujer cuya cara está por todas partes».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -