14 C
La Paz
lunes, noviembre 28, 2022
InicioOpiniónEditorialNi violencia ni amenazas

Ni violencia ni amenazas

Las contradicciones entre lo que se dice y hace agrandan cada vez más la brecha que se ha abierto en la búsqueda de un acuerdo que haga posible realizar el censo nacional cuanto antes. Mientras el presidente Luis Arce convocaba a un encuentro dirigido al diálogo y la concertación en consenso, algunas organizaciones sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) instalaron barricadas en varios puntos de carreteras troncales de ingreso a Santa Cruz con el objetivo de impedir la internación de alimentos, medicamentos y otros artículos necesarios para los habitantes de la capital oriental. A su vez, los organismos cruceños que pidieron diálogo, fortalecieron sus medidas de presión con bloqueos y el paro indefinido.

Lo ideal sería que desde un principio se hubiese atendido la demanda cruceña que, técnicamente parece ser la que más se aproxima a una posibilidad efectiva de realización de la encuesta nacional, pero se prefirió la confrontación, la amenaza y la violencia. En ese ambiente a nadie puede extrañar el fracaso del encuentro convocado por el gobierno, y que amenaza con profundizar las desavenencias, alentadas por grupos radicales que existen en ambas partes.

El presidente Luis Arce dijo que el Gobierno espera la respuesta del Comité Interinstitucional de Santa Cruz tras el «Encuentro Plurinacional por un Censo en Consenso» que sin éxito se desarrolló el viernes en Cochabamba. «Planteamos al Comité Interinstitucional dos propuestas para el Censo y estamos a la espera de su respuesta para solucionar el conflicto», expresó el mandatario por las redes sociales. Al mismo tiempo, advirtió que el gobierno no permitirá «ningún tipo de amenaza, amedrentamiento e intentos de desestabilización contra autoridades electas», en marco de lo acordado el viernes en Cochabamba. En otra comunicación, también por las redes sociales recordó que el encuentro «decidió de manera unánime que el Censo sea estrictamente técnico, inclusivo y ampliamente participativo, donde la fecha será determinada técnicamente».

Ojalá que entre los negociadores surjan algunas voluntades abiertas a la comprensión y aporten a apaciguar los ánimos, de manera que ambas partes cedan en sus posiciones. Lo deseable es que se den muestras de voluntad negociadora. Si el gobierno da muestras de comprensión, y el Comité Interinstitucional de Santa Cruz revisara su inicial posición de rechazo a las propuestas del gobierno y mantener el paro con el que exige que el Censo se haga en 2023, para analizar técnicamente la fecha más adecuada, tal vez se logre avanzar.

El tono y actitud actual tanto del gobierno como de los líderes cruceños, lamentablemente, no es propicio para un acuerdo. Todo lo contrario, alienta las posiciones radicales. En esa línea, el Pacto de Unidad, conformado por sectores sociales afines al MAS y la COB, activó un plan para defender al gobierno que contempla utilizar a las Fuerzas Armadas y la Policía. Por lo menos eso se desprende de declaraciones del vicepresidente del MAS, Gerardo García, quien dijo que los sectores sociales se han reunido para poder defender al presidente Luis Arce y a David Choquehuanca. «Ya se ha coordinado, nuestro presidente ha coordinado, hemos dicho que la Policía y los militares deben defender al Estado Plurinacional…», afirmó García. Estos preparativos permiten preguntar si el simple pedido para que se respete la realización del censo, ¿puede considerarse una acción que merece la represión militar y policial?

¿Realmente el paro cívico indefinido en Santa Cruz, que exige que el censo se haga en 2023, puede ser considerado por el Gobierno y sus sectores sociales como una acción que busca desestabilizar al Ejecutivo? La Central Obrera Boliviana (COB) anunció que trabajadores y organizaciones sociales del país participarán de nueve grandes movilizaciones nacionales para defender al Gobierno.

Frente al estado de animosidad existente, solamente podemos llamar a la reflexión, y a exhortar tanto al gobierno como a sus aliados, y a las organizaciones e instituciones de Santa Cruz, que aporten con una verdadera voluntad de diálogo y concertación. Tienen que existir algunas coincidencias que solamente se las podrá distinguir y aprovechar, si existe la voluntad política de encontrar una solución.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -