7.5 C
La Paz
domingo, julio 14, 2024
InicioOpiniónEditorialNo habrá bloqueo de carreteras, según el gobierno

No habrá bloqueo de carreteras, según el gobierno

Las negociaciones entre el gobierno y los diferentes sectores movilizados lograron algunos acuerdos para disminuir el impacto de los bloqueos anunciados para esta semana, pero los conflictos persisten porque las soluciones son parciales o simplemente de compromisos para una próxima resolución. Las medidas explicadas a los dirigentes de cooperativistas, Cámara de Transporte y un grupo de gremiales, avanzaron con acuerdos de espera, pero otros sectores como el transporte pesado y los gremiales y comerciantes minoristas anuncian bloqueos de carreteras y movilizaciones a nivel nacional, que de cumplirse, significaría otro duro golpe a la economía, a las actividades generales y al derecho al libre tránsito. Son varios los problemas que se discutieron en las mesas de trabajo realizadas en Cochabamba, que luego fueron llevadas a la reunión con el presidente Luis Arce Catacora.

El ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, al finalizar la reunión, junto a su colega de Economía, Marcelo Montenegro, y los presidentes de Impuestos Nacionales y de la Aduana Nacional, informaron que el acuerdo incluye no ejercer ningún tipo de presión durante este tiempo. Montaño explicó que, durante más de tres horas, el presidente Luis Arce escuchó las demandas de los transportistas y se acordó que todos los documentos sobre los avances logrados en Cochabamba son válidos.

A su vez, el presidente de la Cámara Boliviana de Transporte Pesado, Héctor Mercado, indicó que el presidente Luis Arce pidió tiempo para resolver las demandas. «Vamos a dejar trabajar», dijo para confirmar que no acataran el bloqueo anunciado por otros sectores. Mercado explicó que en la reunión con el presidente «ningún reclamo fue atendido», solo se siguió con la misma lógica de coordinación que se empezó el sábado en las mesas técnicas, en especial en los temas de Diprove y de suministro de combustible en el país. Las delegaciones de «tres departamentos, La Paz, Santa Cruz y Potosí pidieron tres meses para la solución de las demandas, pero nosotros tenemos que ser claros, nosotros no vamos a esperar tres meses para que nos den respuesta», sostuvo el dirigente a tiempo de indicar que en la reunión no se debatió ninguno de los pedidos de destitución que hizo el sector.

Las explicaciones del Gobierno para combatir la escasez de dólares se han convertido en el factor principal, porque influye en la posibilidad real de la solución de los problemas, como la escasez de diésel y gasolina. Los argumentos sobre la dotación de dólares no convencen. Los dirigentes demandan soluciones inmediatas, algo que los empresarios del transporte internacional entienden que no se da «de la noche a la mañana». De esta manera, el gobierno logró convencer a algunos sectores para esperar soluciones posteriores, pero otros ya no están dispuestos a seguir esperando promesas de dudosa consecución. Lo cierto es que, en este momento, por lo menos cuatro sectores que tienen enorme capacidad de movilizaciones están dispuestos a salir a las calles y carreteras en demanda de atención efectiva. Inclusive, el transporte pesado y los gremiales, esperaban que sean recibidos por el presidente Arce para buscar soluciones, pero el gobierno prefirió invitar a facciones proclives al gobierno para negociar. En la reunión se evaluaron ocho puntos, entre ellos el abastecimiento permanente de combustible. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) coordinarán el incremento de los cupos de carburante en las estaciones de servicio. En relación a la escasez de dólares, se dispuso gestionar el pago en esa moneda de los giros que provengan por el pago de fletes en el exterior y se implementarán mecanismos para que las entidades financieras cuenten con más divisas en efectivo. Por su parte, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) respalda las movilizaciones. De hecho, creó un gabinete de crisis que pidió a la población sumarse a la demanda de soluciones a los diversos problemas que aquejan en este momento al país.

Los gremiales, liderados por César Gonzales, tras cumplir una caminata de casi 100 kilómetros desde Patacamaya hasta la sede de Gobierno, prevén intensificar, también desde hoy, sus movilizaciones en reclamo de la divisa norteamericana, combustible y la renuncia de los máximos ejecutivos de la Aduana e Impuestos Nacionales, entre otros aspectos. Los médicos también ratificaron un paro de 96 horas que afectará el funcionamiento regular de los servicios de salud pública.

De todas maneras, existe la esperanza de que el gobierno se reúna con todos los sectores sin discriminar, para encontrar soluciones viables, reales, que respondan a la situación actual. Los bloqueos de carreteras, paros y otras medidas de presión no son aconsejables, porque ocasionan más perjuicios que soluciones. Inclusive dirigentes de organizaciones sociales, laborales, cívicas, académicas y otras, solo esperan sinceridad sobre la actual situación del pais. Han anunciado su vocación de diálogo y han reconocido que los movilizados resultan ser los más perjudicados por las medidas de presión. Pero lo que ocurre con la economía genera susceptibilidad, porque deriva en la imposibilidad de conseguir dólares, motivo por el que en cualquier momento se puede repetir la escasez de carburantes, y alza de precios casi general. Sin duda esta situación es motivo de preocupación y desconfianza en toda la población.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -