20 C
La Paz
martes, abril 23, 2024
InicioOpiniónEditorialONU exhorta a combatir la incitación al odio

ONU exhorta a combatir la incitación al odio

La intolerancia, el abuso de poder, la injusticia, las ambiciones y polarización política están incentivando el odio en el país, no solo entre facciones ideológicamente opuestas, si no hasta en el seno de corrientes afines que luchan por imponer una hegemonía de grupo. Asimismo, lejos de fortalecer la comunicación, el conocimiento y la comprensión, las redes sociales son utilizadas con fines perversos, para agredir, enfrentar, y generar desconfianza. Bolivia necesita comprender que requiere armonía para alcanzar las metas nacionales, regionales, institucionales y hasta personales, que se alejan cada vez más por la permanente confrontación, y la narrativa hostil que enarbolan, especialmente, los grupos que asumen posiciones radicales.

Tanto las autoridades de Gobierno como los líderes políticos, dirigentes de organizaciones sociales, y voceros de entidades representativas de la comunidad nacional, tienen el deber de buscar la paz y la armonía mediante los mecanismos de diálogo y la búsqueda de consensos y acuerdos que frenen las animosidades.

La Organización de Naciones Unidas (ONU), este mes ha puesto en el escenario global el tema del odio generado por el dogmatismo ideológico, religioso, de género o de nacionalidades. Señala que la preocupación por este creciente fenómeno ha llevado a expertos independientes en derechos humanos a pedir a las principales plataformas de redes sociales que cambien sus modelos de negocio y asuman más responsabilidades en la lucha contra el aumento de la incitación al odio en internet. El aumento y el impacto de la incitación al odio se están viendo amplificados, a una escala sin precedentes, por las nuevas tecnologías de la comunicación.

Como parte de la reflexión que Naciones Unidas hace para evitar esta situación, está difundiendo estudios y trabajos sobre casos concretos de incitación al odio en diferentes países y en situaciones diversas. Asimismo, exhorta a combatir la violencia y el odio, y se encuentra motivando a comprender el daño de esta forma de actuar.

Precisamente el próximo 12 de febrero, se conmemora el Dia Internacional para la Prevención del Extremismo Violento Cuando Conduzca al Terrorismo. Se trata de una motivación que tiene la finalidad de concienciar a la población mundial acerca de este flagelo que afecta a la sociedad. En los últimos años se han incrementado las amenazas del extremismo violento y el terrorismo en varias regiones y países, así como el riesgo de conflictos por parte de grupos extremistas violentos. Esta situación aumenta la desigualdad y la pobreza, atentando contra los derechos humanos de miles de personas, así como la estabilidad de la democracia.

El extremismo violento está referido a la implementación radical de aquellas creencias, ideologías y acciones por parte de personas que utilizan la violencia como medio para imponer sus ideas radicales de origen ideológico, político o religioso. El extremismo violento expone a las sociedades al odio, la exclusión, la división, la intolerancia y el miedo.

La ONU ha pedido la ejecución de acciones inmediatas por parte de los gobiernos de todas las naciones, así como el apoyo por parte de organismos a nivel internacional en la creación y aplicación de programas de lucha contra el terrorismo y el extremismo. Recomienda que se debe preservar la paz, los derechos humanos, las libertades fundamentales, la tolerancia y la solidaridad, con una visión de futuro para las nuevas generaciones.

En el caso de nuestro país, sería oportuno que gobernantes y gobernados comprendan el significado del mandato constitucional que declara a Bolivia como un «Estado pacifista que promueve la cultura de la paz», principio que no condice con la incitación al odio. Ojalá que surjan algunas voluntades abiertas a la comprensión y aporten a apaciguar los actuales ánimos. Lo deseable es que se den muestras de voluntad de diálogo y comprensión.

Recordemos que el Estado, mediante las autoridades en funciones, tiene el deber de proteger a los ciudadanos, preservar el orden y la paz social, asistir en sus necesidades y cada funcionario tiene responsabilidades específicas para buscar el bien común, de acuerdo al ordenamiento legal. Esta responsabilidad recae en las autoridades nacionales, departamentales y municipales. Frente a los abiertos alientos a la confrontación, es necesario recordar a los dignatarios que la Constitución Política de Estado les ha encomendado una misión, que los funcionarios electos han jurado cumplir y los empleados designados tienen la obligación de acatar.

La CPE proclama la igualdad de derechos para todos los bolivianos, y garantiza el bienestar, el desarrollo, la seguridad y la protección e igual dignidad de las personas, las naciones, los pueblos y las comunidades, y manda fomentar el respeto mutuo y el diálogo intracultural, intercultural y plurilingüe. Determina reafirmar y consolidar la unidad del país, y preservar como patrimonio histórico y humano la diversidad plurinacional. Asimismo, señala que las autoridades deben garantizar el cumplimiento de los principios, valores, derechos y deberes reconocidos y consagrados en la Constitución.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -