10.3 C
La Paz
jueves, febrero 22, 2024
InicioOpiniónEditorialONU: La humanidad está a un paso del apocalipsis

ONU: La humanidad está a un paso del apocalipsis

Desde el derecho a la paz hasta el derecho al futuro, pasando por el derecho a un medioambiente sano, limpio y sostenible, así como el respeto a los derechos civiles y políticos como base de las sociedades inclusivas, el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, António Guterres advierte el camino para evitar la catástrofe a la que, incomprensiblemente, se dirige el mundo «no de forma sonámbula, sino con los ojos bien abiertos». El titular de la ONU marcó siete prioridades en las que trabajará este año la Organización y en las que deberían trabajar los líderes del mundo si quieren detener las agujas del «Reloj de Apocalipsis» que en este momento marca 90 segundos para el fin del mundo.

António Guterres hizo esas observaciones en su tradicional discurso de principios de año en el que, tras indicar los múltiples peligros que acechan al planeta y sus habitantes, habló de las prioridades en las que se centrará en el año 2023; Recordó que hace sólo unos se puso en marcha el llamado Reloj del Apocalipsis. «Este reloj simbólico fue creado hace 75 años por científicos atómicos, entre ellos Albert Einstein (…) En este momento, marca 90 segundos para la medianoche, es decir la catástrofe mundial total. Es lo más cerca que (este Reloj) ha estado nunca de la hora más oscura de la humanidad, más incluso que durante el apogeo de la Guerra Fría», explicó Guterres.

«Pero en realidad, el Reloj del Apocalipsis no es más que un despertador mundial. Tenemos que despertarnos», dijo y exhortó a «corregir el rumbo», ya que entre todo ese oscuro panorama la buena noticia es que hay soluciones para cada uno de los problemas. Pero a continuación indicó que, lamentablemente, la visión estratégica, el planeamiento y el compromiso a largo plazo que se necesitan para ese cambio de rumbo, brillan por su ausencia. Entre las siete prioridades que nos pueden librar del apocalipsis Guterres citó el derecho a la paz. «Si todos los países cumplieran sus obligaciones en virtud de la Carta de las Naciones Unidas, el derecho a la paz estaría garantizado. «Me temo que el mundo no camina sonámbulo hacia una guerra más amplia. Lo está haciendo con los ojos bien abiertos», advirtió. Además de la invasión rusa, que tiene implicaciones para todo el mundo, Guterres habló de la necesidad de llevar la paz a todas partes, ya sea en Oriente Medio, Afganistán, el Sahel, Myanmar o Haití. Planteó prevenir los conflictos antes de que ocurran, centrarse en la reconciliación, incluir a las mujeres y los jóvenes en los procesos de paz, y en buscar el desarme, entre ellos el nuclear.

Hizo referencia al derecho al desarrollo junto con los derechos económicos y sociales. «Seamos claros. Cuando vemos que la pobreza y el hambre aumentan en todo el mundo… cuando los países en desarrollo se ven obligados a pagar cinco veces más en costes de endeudamiento que las economías avanzadas… cuando a los países vulnerables de renta media se les niega financiación en condiciones favorables y alivio de la deuda… cuando el 1% más rico ha acaparado casi la mitad de toda la nueva riqueza de la última década… cuando la gente es contratada y despedida a voluntad, pero carece de cualquier forma de protección social… cuando vemos todos estos defectos y más… Algo va mal en nuestro sistema. Sobre el medioambiente, Guterres subrayó que el derecho al desarrollo «va de la mano» del derecho a un medio ambiente sano, limpio y sostenible, y pidió «poner fin a la guerra despiadada, implacable y sin sentido contra la naturaleza», declarada por el ser humano. Pidió que 2023 sea un año de cambio.

En esa línea, el Secretario General anunció que la Conferencia sobre el Cambio Climático, COP28, que se celebrará este año en diciembre «sentará las bases para el primer balance mundial de la historia (…) para evaluar dónde estamos y hacia dónde tenemos que ir en los próximos cinco años para alcanzar los objetivos de París». También hizo referencia al respeto de la diversidad y universalidad de los derechos culturales y el derecho de género, destacando que la mitad de la humanidad está frenada por la violación de los derechos humanos más generalizada de nuestro tiempo

Observó la regresión de la libertad de expresión y la participación en la vida política, que son la esencia de la democracia y fortalecen las sociedades y las economías. Explicó que las leyes represivas restringen la libertad de expresar opiniones. Las nuevas tecnologías ofrecen a menudo excusas y métodos para controlar la libertad de reunión e incluso la libertad de circulación. Los activistas de derechos humanos son objeto de acoso, abusos, detenciones y cosas peores. Aseguró que en defensa de estos derechos, la ONU está actuando, recordó, impulsando las libertades fundamentales, promoviendo una participación más sistemática de la sociedad civil en todas las actividades de la Organización y protegiendo el espacio cívico en todo el mundo.

Finalmente, sobre los derechos de las generaciones futuras, advirtió que «todas las amenazas a las que nos enfrentamos socavan no sólo los derechos actuales de las personas, sino también los derechos de las generaciones futuras. Se trata de una responsabilidad básica y de una prueba de fuego de la buena gobernanza. Aseguró que la Cumbre del Futuro, que se celebrará el próximo año, debe reunir esos derechos en el primer plano del debate mundial y dijo que también deben establecerse esfuerzos para impulsar la acción mundial y construir unas Naciones Unidas para una nueva era, cada vez más creativas, diversas, multilingües y cercanas a las personas a las que sirve.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -