3 C
La Paz
jueves, agosto 11, 2022
InicioOpiniónEditorialOtra ocurrencia de la Justicia

Otra ocurrencia de la Justicia

Como en muchos hechos y situaciones que importan y afectan a todo el país, la falta de transparencia es el principal factor que lo obscurece y complica todo, y en esa línea se inscribe el caso de los policías aparentemente ejecutados por un personaje extraño. Evidentemente, poco se sabe de sus actividades, y solamente se lo conoce por exhibir su opulencia, sus excesos y sus vínculos con policías y gente relacionada al narcotráfico. Se lo vincula al repudiable crimen que conmovió al país, y naturalmente surgen voces que exigen saber lo que paso, más aún cuando circulan versiones indignantes sobre la forma como fueron sacrificados los servidores del orden. Hechos de esta naturaleza tienen que ser esclarecidos y los responsables sometidos a un debido proceso en el prime el estado de derecho y no relaciones políticas o de otra naturaleza.

Lo que pasa es que en nuestro país todo parece cuesta arriba cuando se trata de conocer la verdad. Por el momento, en este caso solo se sabe lo que las autoridades dicen y algún comedido susurra. Aparentemente, el personaje, Misael Nallar, resulta ser yerno de un narcotraficante condenado en Brasil, y tiene vínculos familiares directos con otros narcotraficantes. Maneja una fortuna y vive con el mayor lujo. Pero él no tiene antecedentes por narcotráfico. Por lo menos eso dice la policía y el propio ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, quien considera que en la investigación preliminar no se hallaron elementos que permitan acusar a Misael Nallar por delitos de narcotráfico, pero se lo está investigado por legitimación de ganancias ilícitas.

Sostuvo que si se encuentran elementos que lo vinculen, el gobierno se va a constituir en parte, para procesarlo. De acuerdo a la información se están realizando trabajos de micro aspirado no solo a los domicilios del personaje en tres departamentos, sino también a las avionetas que serían de su propiedad. Ante una consulta de la prensa sobre si el hecho de ser yerno de Einar Lima Lobo, quien fue extraditado a Brasil en mayo de 2021 no es indicio para investigarlo, el ministro dio una original respuesta: «No solamente es yerno de Lima Lobo, también un sobrino cayó con el sobrino de Jeanine Añez con más de 400 kilos de droga en Brasil. También es sobrino del señor Carlos Valverde, pero eso no significa que estén implicados en la comisión de algún delito».

Desde luego no se debe prejuzgar, y este personaje puede estar señalado por las apariencias, o es muy hábil para camuflar sus acciones, o los investigadores están extraviados. Realmente como advierte una sentencia popular, «no solo hay que parecerlo, sino serlo», y el personaje que nos ocupa habría hecho bien en conocer la famosa frase del Divino Cayo Julio César, sobre su esposa, sentenciando que esta no solo debía ser honrada sino parecerlo. Según la historia, Julio César se divorció de Pompeya Sila al poco tiempo de ser ungido emperador, porque ella asistió a una Saturnalia, orgía sexual de la aristocracia. Anunciado el divorcio, las más conspicuas matronas del patriarcado romano pidieron a Julio César la revocatoria de su divorcio ya que su esposa, Pompeya, había asistido solo como espectadora y no había cometido algún acto deshonesto. Julio César contestó: «La mujer del César no solo debe ser honrada, sino además parecerlo».

Esto significa que lo ideal es que no se debe juzgar por las apariencias, sino por las evidencias, pero lamentablemente ante las miradas externas solo importa lo que está expuesto. El mundo recompensa antes las apariencias que el mérito mismo y lo mismo ocurre cuando se tienen dudosos vínculos. «Dime con quién andas y te diré quién eres», es un conocido refrán que alerta sobre las malas compañías, ya que de esa relación se puede deducir por lo menos las costumbres de una persona. En el caso del personaje, puede tratarse de un prejuicio, pero que acompañado de otras circunstancias, pueden dar lugar, por lo menos, a la duda razonable.

Por el momento, al personaje Nallar se lo vincula al asesinado de los policías y se lo investiga por presunta legitimación de ganancias ilícitas, está detenido y trasladado de cárcel en cárcel, por el juego de la caricaturesca justicia «nostra» que, con una agilidad sorprendente determinó el retorno del personaje a Santa Cruz. Recordemos que desde su captura o entrega estuvo en celdas de la Felcc de Santa Cruz, y se dispuso, por seguridad, trasladarlo al penal de Chonchocoro de La Paz, en un aparatoso operativo en el que se dice que participaron cerca de cien policías. Una vez que se llenaron las medidas de protocolo que incluyeron exámenes médicos, quedó detenido. Luego llegó la noticia de que un juez determinó que sea devuelto a Santa Cruz. Naturalmente que se dice que se apelará. Mientras tanto, continuará el ping-pong carcelario, y el Consejo de la Magistratura intervino el Juzgado Séptimo de Sentencia Penal de Santa Cruz que dio curso a un recurso presentado por el abogado de Nallar, para que sea devuelto a Santa Cruz.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -