9 C
La Paz
sábado, octubre 1, 2022
InicioOpiniónEditorialParticipación ciudadana y censo

Participación ciudadana y censo

Se está impulsando una oportuna iniciativa dirigida a coordinar acciones de las instituciones más representativas de la población para lograr una efectiva participación ciudadana en los preparativos del censo nacional de población y vivienda, de manera que este trascendental levantamiento de información responda a las expectativas del país. El gobierno ha programado para noviembre la realización del censo. La necesidad de contar con datos fidedignos es cuestión crucial, para que el gobierno, los departamentos, los municipios, las instituciones del Estado, universidades, empresa privada, inversionistas y todo ciudadano pueda contar con información confiable que permita diseñar políticas sustentables, planificar programas acertados y definir estrategias sobre diferentes aspectos de la vida nacional.

Saber cuántos somos, que hacemos, como vivimos, que queremos, que necesitamos es de vital importancia para poder identificar los problemas y encontrar soluciones adecuadas. Precisamente porque se trata de la base de la información estadística nacional es necesaria una participación ampliada y vigilada que haga posible recolectar información fidedigna, confiable, cierta, necesaria y oportuna. Por ello también la importancia de que los encargados de realizar el censo se hagan merecedores de la confianza ciudadana y de las instituciones. Lamentablemente, en Bolivia las estadísticas son manejadas irresponsablemente, manipuladas políticamente y lo peor, sometidas a la opacidad de información que es incomoda políticamente. Si se hace una consulta a la gente sobre si cree en los datos del gobierno sobre desempleo, inflación, índice de precios, transparencia de información, eficiencia o sobre las estadísticas de vacunación y de contagios, casi con seguridad se confirmaría la desconfianza ciudadana casi general.

Bolivia tiene serias deficiencias en su base de información, está ausente en muchas estadísticas y no participa en programas que cada vez son más importantes para medir su situación real, como por ejemplo datos sobre salud, enfermedades, consumo, aprovechamiento escolar, nivel de la educación, etc., mediciones que otros países realizan en cooperación con organismos internacionales e instituciones especializadas a las que están afiliadas, como el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), que se aplica cada tres años a alumnos de 15 años de 65 países. Bolivia ni aparece en estos indicadores. Lo mismo ocurre en muchos estudios internacionales en los que Bolivia aparece con datos desactualizados.

El último censo se realizó en 2012 y tuvo una serie de problemas tanto en su concepción como en su realización y los resultados. Se había introducido una consulta sobre la identificación de origen que derivo en polémica al rechazarse la inclusión del mestizaje. Lo peor es que se dieron resultados contradictorios sobre la población, hecho que generó susceptibilidades. Al final, se dio información que fue recibida con desconfianza afirmando que en Bolivia había 10 millones 59 mil 856 habitantes, manteniendo a La Paz como el departamento más poblado seguido de Santa Cruz. Debido a esta situación se acentuó la desconfianza en los datos, especialmente en el oriente que exigió que se realice un nuevo censo. Es más, la información sobre el crecimiento de Santa Cruz y las proyecciones asignan a ese departamento una mayor población, lo que derivaría, necesariamente, en una serie de modificaciones en la cuota parte de las asignaciones de los recursos fiscales.

De acuerdo a las previsiones de Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) por sus siglas en inglés, cada cinco años debe realizarse un censo y como máximo cada 10 años. Este 2022 tiene que efectuarse el censo. El senador Rodrigo Paz, el gobernador de Santa Cruz, y otros dirigentes políticos y regionales lanzaron una sugerencia a los comités cívicos y las organizaciones de la sociedad civil, gremiales, pymes, instituciones académicas, organizaciones sociales y otras a asumir conciencia sobre la importancia del censo. Se tiene que lograr que esta vez se realice un trabajo técnicamente eficiente, que las preguntas sean concretas y claras, de manera que se obtengan datos confiables que permitan saber realmente nuestra realidad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -