7.5 C
La Paz
domingo, julio 14, 2024
InicioOpiniónEditorialPreocupación en el agro por baja en la producción

Preocupación en el agro por baja en la producción

Un preocupante informe sobre los riesgos en el sector agropecuario, y para la cadena de producción alimenticia del país, obliga a un análisis responsable para encontrar soluciones factibles sin más demora. Resulta que la producción de granos este año será una de las más bajas de la década, con una producción estimada de solo 580 mil toneladas, frente a los dos millones de toneladas del año pasado. «Esto significa que estamos frente a una disminución del 70% en la producción», indica Fernando Romero, Presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo). La drástica disminución se debe a la sequía, que recrudeció este año y causó que esta campaña se perfile como una de las peores crisis productivas de los últimos años. Según un informe técnico de esta organización, la superficie sembrada con cultivos de rotación, que incluyen sorgo, maíz, trigo, girasol y chía, ha caído significativamente.

Desde la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) subrayan que es urgente que el Gobierno entienda que se tiene que producir más y ver cuál es la mejor salida y solución para que al país no le falten granos ni le falten alimentos. Esta institución presentó al gobierno en una reunión con los ministros de Economía, Marcelo Montenegro, y el de Desarrollo Rural y Tierras, Santos Condori, un proyecto de decreto supremo que busca acelerar el uso de la biotecnología en la labor del campo, tomando en cuenta que aún no hay resultados de los análisis que lleva adelante el Gobierno para aprobar los proyectos ya analizados anteriormente. Las cifras son preocupantes: en comparación con las 858 mil hectáreas sembradas en el invierno de 2023, esta temporada solo se logró sembrar 558 mil hectáreas, lo que representa una reducción del 35% en superficie y, por ende, el riesgo de provisión para la cadena de alimentos en el país.

Un informe de Eju, señala que el presidente de Anapo, considera que las pérdidas de mayor relevancia se registran en la zona este del departamento de Santa Cruz, donde resultan muy afectados los municipios de Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián y El Puente. «De las 558 mil hectáreas sembradas, unas 330 mil fueron afectadas o pérdidas. El sorgo, el trigo y el girasol son los cultivos más impactados, según el informe. Sostiene que esta situación no solo afecta a los agricultores, sino también a los actores involucrados en la cadena productiva, desde proveedores de insumos hasta distribuidores y consumidores finales. «Estimamos que los productores perderán ingresos por al menos 190 millones de dólares, lo cual afectará a toda la cadena productiva de alimentos», explica Romero. Ante este preocupante panorama, Anapo hace un llamado urgente a las autoridades gubernamentales para atender las necesidades del sector. «Acceder a nuevos eventos de biotecnología, asegurar el abastecimiento de diésel y proporcionar alivio financiero para que los productores puedan sembrar en la próxima campaña de verano es crucial en este momento», sostiene Fernando Romero.

La incertidumbre respecto al abastecimiento de insumos agropecuarios importados también preocupa a los productores. «Es imprescindible y urgente que el Gobierno nacional responda a nuestras propuestas para garantizar la producción de alimentos y contribuir a la recuperación económica del país», manifestó el presidente de Anapo. En su criterio, la situación que atraviesan los productores este año pone en riesgo incluso la continuidad de la actividad agrícola en el país. «Seguiremos buscando soluciones y apoyo como productores, porque estamos conscientes de que nuestro trabajo es fundamental para la seguridad alimentaria y la economía del país», aseveró Fernando Romero.

Anteriormente, mediante un comunicado, la CAO aseguró que el agro es la «solución a la crisis económica» en Bolivia y planteó cinco pilares para generar más divisas en beneficio del país. El documento decía que luego de escuchar las palabras del presidente Luis Arce de que en el país ya no hay dinero porque el gas se agotó; la CAO reitera su demanda de atender al sector que, como planteó antes, puede generar $us 1.000 millones adicionales anuales. El primer punto sugerido por la CAO es brindar seguridad jurídica, dando certeza a los productores de que sus tierras no serán avasalladas y que exista el derecho propietario. La segunda plantea el acceso al paquete tecnológico para la producción de alimentos. «No solo con la homologación de semillas mejoradas o biotecnología; sino también facilitando la internación de maquinaria, equipos, insumos y genética que ayude al productor a producir más y mejor en la misma superficie de tierras». También recomienda un riguroso control de las fronteras para evitar el ingreso de productos sensibles a la producción nacional, y plantea desarrollar una agresiva estrategia de apertura de mercados. Finalmente, el presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), José Luis Farah, pidió al Gobierno acelerar la homologación de semilla mejorada de soya HB4, de tecnología brasileña, que es más resistente a la sequía. Farah dijo la semana pasada que la cosecha de la campaña de verano será muy baja, sobre todo en la soya, debido a la prolongada sequía en el departamento cruceño.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -