6 C
La Paz
miércoles, julio 28, 2021
InicioOpiniónPriorizar la salud pública y poner freno a las amenazas contra la...

Priorizar la salud pública y poner freno a las amenazas contra la ciudad de La Paz

MSc. DAEN. Lic. John Ríos Aranda

Pese a la desventura a las que nos sumieron, por una largo lustro -quienes pensaron que los principios fundamentales y universales podrían ser vulnerados a su libre arbitrio- los bolivianos nos encontramos con sobrada voluntad para esforzarnos en lograr una nueva Bolivia libre de ideologías foráneas que han generado grave crisis interna que compromete a los factores económico, político, psicosocial, tecnológico y militar.

Los ídolos de pirro, pretendieron hacer creer, que la economía había sido superada y los déficit interno y externo, podrían tener variables favorables a Bolivia, pero, los hechos han demostrado que «fue un maquillaje» que pronosticaba la debacle, y peor con la pandemia del COVID-19, el desempleo, el proceso de recesión económica, la salud pública, que nos empujan a inestabilidad, que debemos superar a través del esfuerzo, trabajo mancomunado, disciplina, honestidad y transparencia en la administración de la cosa pública.

El ex gobernante Morales admitió que tenía apoyo de las Fuerzas Armadas y de la Policía y que perdió el poder por su «desobediencia», reconocimiento que a luz pública demuestra que se puede comprometer a miembros de las instituciones tutelares de la custodia externa e interna, pero no para siempre menos para quienes violan la Constitución Política del Estado, es decir que perdió el apoyo mayoritario de la población boliviana.

En la actualidad la gobernante Jeanine Añez, admite que las Fuerzas Armadas y la Policía son garantía de que no retorne la dictadura cuya ideología fue «trabajar por los pobres haciéndolos menos pobres», pues ni construcción de hospitales de 3º y 4º nivel pudieron instruir, pese a la bonanza económica por la venta del gas a Brasil, Argentina, Paraguay, pero sí, para mandar hacerse museo, o crucificar a la Pachamama decretando el desmonte y quema de bosques, como el de la Chiquitania.

Con el argumento válido, de elecciones, pero no acorde a la realidad del momento de pandemia, grupos de exaltados afines a la violencia no dejan pasar medicamentos ni oxígeno y amenazan «cercar a la ciudad de La Paz e impedir el ingreso de alimentos para atentar contra la vida de sus habitantes».

Por este accionar funesto, genocida, es obligación y deber de todos los habitantes de esta noble y digna capital alistarse y pasar a la contra ofensiva, mediante el dialogo, debemos hacer nuestro, en cada instante, lo que disponen la tricolor nacional y la bandera departamental.

¡Morir antes que esclavos vivir! ¡La Paz cuna de libertad, tumba de tiranos!

El gobierno, por tanto, debe realizar políticas en defensa de la convivencia civilizada y no permitir bloqueos, los hospitales no cuentan con oxígeno ¿se tendrá que lamentar acaso más pérdidas humanas, por el hecho de que la presidenta depende de la aprobación, de créditos internacionales, de la cámara legislativa que está conformada en su mayoría por el MAS?

Se debe dar prioridad total a la salud de los habitantes de Bolivia ante la pandemia, dotar de más hospitales, más médicos especializados, de tal manera reducir el índice de contagios.

Basta de polemizar la fecha de elecciones, cuando la gente está buscando sustento para vivir, no es momento de dejarse influenciar con amagues de desestabilización, la gente sabe lo que ocurre.

Es necesario coordinar las políticas y estrategias del gobierno con las alcaldías y gobernaciones, de manera que tengan un efecto inmediato positivo en la salud pública y en la reactivación de la economía.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -