13 C
La Paz
miércoles, febrero 8, 2023
InicioOpiniónEditorialProponen erradicar el hambre hasta 2030

Proponen erradicar el hambre hasta 2030

Bolivia figura entre los países con menor seguridad alimentaria en la región, pero los indicadores de desarrollo alientan la esperanza de que en algún, momento ningún boliviano padezca hambre. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) considera que cerca de 690 millones de personas sufren hambruna en el mundo. Bolivia, a pesar de algunos avances logrados en la última década, ocupa el puesto 67 entre 109 países, en el ranking del Índice Global de Seguridad Alimentaria, detrás de los demás países de Sud América. Oficialmente, el país ha cumplido con el Objetivo de Erradicar el Hambre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM 1 c) al haber disminuido a menos de la mitad la proporción de personas que sufren de hambre, de 38% de la población en 1990-92 a 15,9% en 2014-16 (una reducción del 58,1%). Sin embargo, cuando se consideran las cifras absolutas, más de 2 millones de bolivianos aún sufren de desnutrición, según el portal de Internet de la Fundación Alternativas.

Ayer se recordó el Día Mundial de la Alimentación, que se celebra todos los años el 16 de octubre, aniversario de la FAO, que se fundó en 1945. Esta recordación tiene como objetivo promover la alimentación saludable y erradicar el hambre hasta 2030. En Bolivia se logró un avance importante con el fortalecimiento de la producción y la agroindustria que en este momento provén la mayor parte de los alimentos para la población, pero todavía se mantiene un preocupante déficit ya que se importan productos esenciales como trigo y sus derivados, y hasta productos propios de la región, como la papa. La agroindustria representa un esfuerzo privado que ha logrado crecer especialmente en el oriente, pese a las limitaciones impuestas por políticas de gobierno que limitan las exportaciones y graban a la producción con tasas impositivas mayores a las que rigen en otros países de la región.

La Constitución Política del Estado Plurinacional establece en su artículo 16, que «El Estado tiene la obligación de garantizar la seguridad alimentaria, a través de una alimentación sana, adecuada y suficiente para toda la población». El gobierno del MAS propuso desarrollar la «Soberanía Alimentaria a través de la Construcción del Saber Alimentarse para Vivir Bien» que debía ser implementado a través del Plan de Desarrollo Económico y Social (PDES) y otros programas sectoriales. Lamentablemente, el sectarismo político y actitudes hostiles a la iniciativa privada y a la seguridad jurídica de la tierra, han impedido que el crecimiento de la producción sea mayor. Por otra parte, se dan en el país situaciones especiales que deben preocupar en relación a la necesidad de promover una alimentación sana. Un informe de 2020 da cuenta que el 35,6% de los escolares de 5 a 18 años de Bolivia tienen prevalencia de malnutrición por exceso (sobrepeso y obesidad).

Simultáneamente está ofreciendo una tendencia por dirigir los hábitos de consumo hacia los alimentos sanos, lamentablemente, cada vez suben los precios de este tipo de producción que se hace selectiva. Además, la crisis global está afectando al país y a los precios de muchos productos, especialmente alimenticios. Hace algunos días, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, sostuvo que hay artículos que estacionalmente o por problemas climáticos tienden a subir y otros que bajan. «En promedio, la canasta está estable, en equilibrio. Nosotros vemos que en promedio hay estabilidad de precios», afirmó el ministro. El desafío, en este momento, en todo el mundo, es lograr seguridad alimenticia, y el tema escogido para este año 2022 por la FAO, es Cultivar, nutrir, preservar. Juntos.

El mensaje está enfocado en apoyar y dar agradecimiento a los «Héroes de la Alimentación», desde agricultores y ganaderos a trabajadores de supermercados, cocineros e intermediarios encargados de que los alimentos lleguen de las granjas a nuestras mesas en esta crisis que dejó la pandemia, y que es agravada por la guerra en Ucrania. Según la FAO, cerca de 690 millones de personas sufren hambruna. La pandemia del coronavirus no ha hecho más que aumentar esta cifra, añadiendo entre 83 y 132 millones de personas más. Por ello, este año la FAO hace un llamado a la solidaridad mundial para ayudar a las poblaciones más vulnerables y contribuir a que los sistemas alimentarios sean más robustos. También persigue fomentar una dieta saludable para todos, y medios de vida dignos para todos aquellos trabajadores del sector de la alimentación.

La FAO señala que hoy más que nunca necesitamos soluciones mundiales ante las crisis mundiales. Apuntando a mejor producción, mejor nutrición, mejor medio ambiente y una vida mejor podemos transformar los sistemas agroalimentarios y avanzar mediante la implementación de soluciones sostenibles y holísticas que consideren el desarrollo a largo plazo, el crecimiento económico inclusivo y una mayor resiliencia. Finalmente, la FAO destaca la acción colectiva en 150 países de todo el mundo, que hace del Día Mundial de la Alimentación uno de los días de la Organización de las Naciones Unidas más celebrados de su calendario. Cientos de actos y actividades de divulgación han reunido a gobiernos, empresas, organizaciones de la sociedad civil (OSC), medios de comunicación, el público e incluso a los jóvenes. Promueven la sensibilización y la acción en todo el mundo para aquellos que padecen hambre y sobre la necesidad de garantizar una alimentación saludable para todos, no dejando a nadie atrás.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -