12 C
La Paz
jueves, enero 26, 2023
InicioBoliviaJusticiaReacciones dispares ante la sentencia de la CIJ sobre el Silala

Reacciones dispares ante la sentencia de la CIJ sobre el Silala

Las reacciones políticas a las resoluciones de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre el litigio con Chile por las aguas del Silala fueron dispares, ya que para algunos supuso una derrota y mostró improvisaciones del Gobierno de Luis Arce, mientras que otros opinaron que no hubo triunfadores ni vencidos.

«La decisión de la CIJ sobre el Silala, muestra la debilidad de la política exterior boliviana y devela la improvisación, irresponsabilidad y sobre todo opacidad por parte del Estado en un tema tan importante», escribió este jueves en Twitter el expresidente Carlos Mesa (2003-2005).

Para Mesa, que también lidera a la principal fuerza opositora en el Parlamento, Comunidad Ciudadana (CC), el Gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Arce y del expresidente Evo Morales «debe una explicación clara y urgente al país».

«Silala: CIJ reconoce coincidencias en aplicación del Derecho Internacional, estudios científicos y alienta acuerdos. Ni ganadores ni vencidos, a mejorar políticas sobre recursos hídricos transfronterizos», expresó en la misma red social el exmandatario Eduardo Rodríguez Veltzé (2005-2006).

Designado durante el Gobierno de Morales, Rodríguez fue el agente de Bolivia ante la CIJ para atender la demanda contra Chile en ese tribunal por un acceso soberano al océano Pacífico y también vio en una primera instancia la del Silala.

El gobernador de Santa Cruz, el opositor Luis Fernando Camacho, consideró que la sentencia fue «otra derrota» en el tribunal de Naciones Unidas que, además, refleja «el rotundo fracaso de la política internacional de los Gobiernos del MAS».

Según Camacho, con la sentencia de 2018 sobre la centenaria reclamación marítima boliviana el país perdió «cualquier tipo de reclamo» sobre el mar y consideró que ambos litigios fueron un «justificativo para gastar millones y millones de dólares en corrupción y nefasta propaganda política».

«Estas dos derrotas en La Haya son el legado de la politiquería irresponsable y violenta que sembró Morales y que el pueblo no debe olvidar. Tendría que abrirse un juicio de responsabilidades por semejante daño que le hizo al país y a nuestra historia», manifestó.

Desde el oficialismo

Evo Morales, durante cuya Presidencia Chile demandó a Bolivia ante La Haya por el Silala, no se ha pronunciado hasta el momento sobre el asunto.

En línea con la posición manifestada por el Gobierno, el presidente del Senado, el oficialista Andrónico Rodríguez, sostuvo en Twitter que «Chile tuvo que reconocer que canalizó de manera artificial las aguas y por lo tanto, Bolivia tiene la decisión soberana de mantener o desmantelar los canales».

«En consecuencia, si Chile quiere que los canales se mantengan deberá abrirse a negociar con Bolivia. Bolivia es un Estado pacifista que practica la diplomacia de los pueblos y así debemos construir nuestro relacionamiento con todos los países vecinos», indicó.

El veredicto

La CIJ subrayó este jueves en su sentencia que «no está llamada a tomar ninguna decisión» sobre la disputa entre Bolivia y Chile por las aguas del Silala, ya que las partes están de acuerdo en que se trata de un cauce internacional.

La corte consideró que la mayoría de las reclamaciones y cuestiones quedaron resueltas durante el proceso y respondió a todos los puntos con un: «Ya no tiene ningún objeto, y, por tanto, el tribunal no está llamado a tomar ninguna decisión».

El Silala nace en unos manantiales en el departamento de Potosí y cruza la frontera hacia el desierto de Atacama, una de las regiones más áridas del planeta, hasta desembocar en otro cauce en Chile.

El caso es el último de una larga lista de roces entre ambos países, la mayoría de los cuales se remonta a la guerra del Pacífico (1879-1884), cuando Bolivia perdió su acceso al mar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -