Regresión política de la que el gobierno no puede salir con un parlamento subversivo

El proceso democrático en nuestro país está sufriendo duros reveces que muestran debilidades y vacíos que dan lugar a distorsiones que devalúan la aspiración de contar con una democracia sólida, señalan analistas politólogos.

APG

«Se ha producido una regresión de la que la actual administración no puede salir. El daño que hizo el régimen del MAS ha conducido a un descalabro institucional en el que no se respeta la Constitución Política del Estado. El Órgano Ejecutivo, el Órgano Legislativo, el Judicial y el Electoral, han quedado dañados e incapaces de honrar el sitial que ostentan, muchos sin mérito, de obediencia al que los designó y ordenó se los nombre», manifestaron letrados politólogos.

«Debemos rememorar que después de los obscuros episodios de los gobiernos militares, se abrió la esperanza para edificar un sistema respetuoso del ordenamiento legal. Con importantes avances, y una lucha sacrificada del pueblo, de los periodistas y medios independientes, de quienes lucharon por la vigencia del estado de derecho. En 1982 se logró establecer el proceso democrático, aunque hubo episodios vergonzosos, como la alteración de resultados electorales efectuada por «la banda de los cuatro». Luego hubo un período de crecimiento y respeto al voto popular, de casi 30 años, que encumbró al MAS en el gobierno.

Pero desde ese momento, la democracia boliviana retrocedió, se vulneró el ordenamiento legal, se discriminó dando mayor valor al voto rural que al de las ciudades, se sometió a los Órganos Electoral, Legislativo y Judicial, «no se aceptó a libre pensadores» por el partido de gobierno, se politizó a las FF.AA. y a la Policía, se dilapidó el dinero del Estado, y la corrupción se descontroló», expresó el abogado constitucionalista Dr. DAEN, Wenceslao Jáuregui.

Monumental fraude electoral, señaló la OEA

«En ese estado de situación después de casi 14 años de oclusión, se llegó a los comicios generales de 2019, en las que otro «monumental » fraude electoral -según informes de la OEA- acabó con la paciencia del pueblo que exigió y consiguió la renuncia de Evo Morales y del declarado «revolucionario comunista leninista» Álvaro García Linera, a las primeras de cambio, de la revolución pacífica de las pititas, escapó asilándose en México.

La esperanza renació, el pueblo expresó su regocijo por la posibilidad de un cambio que pudiese abrir nuevos horizontes, y festejó que una mujer llegue al poder que desgraciadamente, mantuvo abierto el Órgano Legislativo cuando muchos de los asambleístas del MAS se asilaron en la embajada de México por mea culpa y a la fecha, por la desacertada benevolencia de la presidenta, se ha convertido en la caja de pandora, de la resonancia, que activa la subversión e intenta destruir la esperanza del cambio, que anhelaban los jóvenes bolivianos que sin disparar un tiro lograron que los exmandatarios abandonen los cargos y se asilen en México», aseveró el Dr. Javier Albarracín, docente universitario.

El gobierno se está haciendo el Harakiri

«Pese al despliegue y malversación de multimillonarias sumas de dinero contratada con administraciones corruptas de algunos medios de comunicación, (Marcelo Hurtado, José Luis Valencia, Gill, de PAT, ATB, La Razón, Extra) ,según informe de la ministra de comunicación Isabel Fernández, el pueblo sabe que la tiranía se desplomó por la convicción y orientación con la verdad de parte de los medios independientes que calaron profundo en la conciencia del ser nacional, particularmente en los jóvenes que en los cabildos y mítines, levantando la tricolor nacional dijeron ¡Basta a la tiranía!. Otros se aprovecharon de la victoria de la juventud y siguen amamantando, con los dineros del pueblo, a las administraciones y programas de quienes le hacían «imagen» al tirano. ¡Qué lástima!, el gobierno de transición se está haciendo el harakiri, creyendo que con su pose de «buenita » logrará que los masistas voten por ella, la ingenuidad de la nueva «rosca palaciega» la están llevando al precipicio de la derrota electoral, si no rectifica su actual proceder.

El gobierno de transición tenía la misión de conducir un nuevo proceso electoral, limpio, transparente, confiable y garantizado, pero algo pasó en el trayecto y todo se desvió.

La actual presidenta decidió ser candidata y entró en campaña electoral. Aunque su entusiasmo se frenó por la pandemia que llegó a nuestro país y obligó a hacer una pausa en el calendario electoral, el signo de que algo anda mal comenzó a crecer.

La pausa electoral fue poco leal porque en los hechos se está dando rostro político a la coyuntura de emergencia sanitaria, que involucra a gran parte de las acciones gubernamentales y de la oposición.

Los bonos y entrega de equipos son atacados por la oposición, por semejarse a lo que hacía el anterior gobierno, a lo que se suman crasos errores políticos como:

  1. «Coartar la libertad de expresión (que dije se la debía derogar por absurda) para silenciar a los medios a través de la judicialización, la ‘rosca’, creyó que era oportuno amedrentar a los periodistas.
  2. Favorecer la siembra de productos transgénicos.
  3. Práctica de nepotismo.
  4. Utilización de avionetas del Estado para fines personales.
  5. Proseguir dando publicidad estatal a las administraciones corruptas de medios de comunicación adictas al ex gobierno y que hacían labores ‘propagandísticas’ en favor del jefe del MAS.
  6. La inacción del Tribunal Supremo Electoral que permitió que la ALP levante la cerviz y encabece la resistencia para favorecer la candidatura del MAS.
  7. La consigna para apresurar las elecciones», afirmó el Dr. DAEN Ronald Torres Armas, politólogo, constitucionalista, articulista de JORNADA.