19 C
La Paz
miércoles, noviembre 30, 2022
InicioBoliviaSociedadRinden culto a las "ñatitas" y almas olvidadas con coca y velas

Rinden culto a las «ñatitas» y almas olvidadas con coca y velas

El Cementerio General de La Paz se llenó este martes de «ñatitas», los cráneos humanos a los que se le rinde culto con flores, coca y velas para agradecerles y pedirles favores como salud, justicia y trabajo.

Como cada 8 de noviembre, el día de las «ñatitas», calaveras humanas que tienen ese nombre porque les falta la nariz, llegan al cementerio acompañados de sus dueños que las trasladan en especies de urnas transparentes para que sean bendecidas.

«Traemos a las «ñatitas» a que vengan a divertirse, que vean a la gente porque están guardados en la casa y no ven a nadie todo el año y también para que la gente las adore, las vea y les pida lo que ellos desean», contó a EFE la guía espiritual Justina Oblitas.

La guía espiritual tiene dos cráneos humanos que le han regalado hace más de 45 años, la primera es un «alma en purgatorio» que falleció en un accidente que se llama ‘Tata Andrés’ y la otra es una anciana que murió en el hospital que se llama ‘Justina’, contó Oblitas.

Ella es fiel creyente de las cualidades de las «ñatitas» que, a su juicio, pueden cumplir los deseos y también alejar las situaciones malas y con mucha fe pueden hacer «soñar» a la persona con las respuestas a sus problemas.

Es por eso que Oblitas cada año lleva a sus cráneos al camposanto, donde hay decenas de «ñatitas» que también esperan ser veneradas por los creyentes que llevan hojas de coca, cigarrillos, coronas de flores, gorros de lana de colores, alcohol e incluso golosinas y comida.

Las personas se acercan a los cráneos y ponen encima las flores y prenden los cigarrillos para dejárselos en su boca para que fumen y reciban su petición.

Por su parte, Cielo, quien prefirió no dar su apellido, llevó cinco «ñatitas» que tienen un espacio en su negocio familiar, que es una funeraria, para que no les falte trabajo ni dinero y también protección.

Cada una fue un regalo a su familia y todas las semanas les ponen las mejores flores, les hacen fumar para que «no se enojen» y las proteja.

Hace un par de días un familiar le regaló una «ñatita» que le puso el nombre de «Andrés» que según le contaron es muy «celoso» con las mujeres y no las deja casarse.

Por su parte, Francisco Segales llevó su «ñatita» adornada con un gorro, plumas y coca para que se reúna con otras almas y que pueda disfrutar de todas las ofrendas que las personas les dejan.

Segales comentó que hay calaveras que específicamente son para pedir justicia, ya que ayuda a resolver casos complejos, hay otros que ayudan a los niños o a las parejas para que puedan tener hijos.

Es el caso de «Luz», una «ñatita» de una niña que falleció cuando tenía un año que llevaba un vestido blanco para «recibir por primera vez» a los creyentes que se acercaban para pedirle protección, pero también salud para los niños y que dicen que es milagrosa.

Las almas perdidas

De la misma manera se realizó una misa «por las almas perdidas u olvidadas», que son los cuerpos que no han sido reclamados y que se encuentran en fosas comunes que son desenterradas para este día y que las personas les llenan de flores, velas y coca.

Cada cráneo lleva un nombre, que no necesariamente es el que tuvo en vida, sino que muchos se «sueñan» o les ponen un nombre que ellos ven por conveniente.

Varios buscan al «Cirilo», un cráneo que dicen que ayuda a las personas a encontrar trabajo o hay otros como «Miguel» que ayuda a resolver casos policiales, otros como «Daniel» que colabora con los creyentes que buscan justicia.

El padre que ofició la misa pidió a las personas que recen por las almas olvidadas para que «descansen» tranquilos y pidió que siempre se haga el bien con las calaveras.

Los festejos siguieron con música para las calaveras, flores y platos de comida para compartir con los devotos.

Esta jornada es el único día en el que los devotos pueden acudir al camposanto con sus cráneos humanos, ya que en otra ocasión pueden ser acusados de profanación de tumbas.

Con el día de las «ñatitas» se pone fin en el país a las celebraciones para los difuntos que comenzaron honrando a las almas que, según la creencia, vuelven a la tierra el 1 de noviembre para visitar a sus familiares.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -