Santa Cruz ¡Cuna de Hermandad y Coraje de libertad!

Por segundo año consecutivo, el entusiasta y alegre pueblo cruceño aplaca sus deseos de festejar su aniversario cívico, pero en el sosiego, mide y evalúa sus éxitos y decepciones, mirando el amplio horizonte que ha logrado abrir a fuerza de trabajo, iniciativa, unión, sacrificio, planificación y, fundamentalmente, con enormes ganas de seguir progresando con metas a un desarrollo integral.

Santa Cruz es un departamento cuya gente ha decido salir adelante pese a las adversidades, y aunque siempre sus celebraciones han tenido exuberancia, hoy es el respeto y la responsabilidad que obligan a un recogimiento, recordando la Revolución del 24 de septiembre de 1810 en la que el pueblo cruceño demostró su voluntad de ser libres.

El año pasado fueron los devastadores incendios de la Chiquitania que arrasaron con 6 millones de hectáreas, que enlutaron al pueblo cruceño como a todo el país, atribuido al «maldito Decreto emitido por Evo Morales, para que en los bosques haya quemas controladas».

Hoy es la epidemia de coronavirus que ha infectado a aproximadamente 132 mil personas y ocasionado más de siete mil muertes en todo el territorio nacional. No habrá desfiles ni festejos públicos. Ayer, en la víspera, hubo una serenata virtual mediante redes sociales y medios de comunicación audiovisual.

La Gobernación instruyó que, en todo el departamento, los municipios cruceños, a través de las sub gobernaciones, desarrollen actividades sobrias en honor a los próceres.

Santa Cruz recuerda el histórico acontecimiento del 24 de septiembre de 1810, en el que los cruceños decidieron realizar un cabildo y desconocer a las autoridades españolas, y formaron la denominada Junta Revolucionaria. Posteriormente, dirigidos por el patriota Seaone se presentaron en la Asamblea Constituyente de julio de 1825, para participar de la fundación de la República de Bolivia. La memoria de Ignacio Warnes, patriota argentino, se mantendrá viva, porque fue quien condujo a las tropas en las batallas más importantes dirigidas a liberar a Santa Cruz. Pero hay más, Bolivia agradece al noble pueblo cruceño porque el año pasado ha sido el que marcó la ruta de la defensa de la democracia, iniciando las movilizaciones, «la resistencia al régimen autoritario del MAS, y la exigencia de la renuncia del gobierno que perpetró el fraude electoral».

Por todo ello, y mucho más, Santa Cruz se muestra orgulloso de ser ¡Cuna de hermandad y coraje de Libertad! Es en este momento la región impulsora de la economía nacional, el principal productor agropecuario del país, y uno de los departamentos que más aporta al erario nacional. Ha dado ejemplo de trabajo e iniciativa logrando algo que el país postulaba desde hace mucho tiempo, pero que aún no se pudo alcanzar a escala nacional, y que es la diversificación productiva para evitar la dependencia de los hidrocarburos y los minerales.

Los cruceños y no cruceños afincados en ese paradisiaco departamento, demostraron que es posible vivir en libertad, trabajo y cooperación entre connacionales.

Es también la región que ha logrado el mayor crecimiento demográfico, atrayendo la migración, que ha hecho posible una importante expansión en la producción, comercio y la construcción; a su vez, esta situación derivó en la creación de nuevos barrios en la capital cruceña y un acelerado crecimiento en las ciudades intermedias que ya tienen un fuerte protagonismo. El crecimiento poblacional trae también problemas de servicios y los esfuerzos que hace este departamento para atender las necesidades son muchos y complicados. Hay problemas y probablemente el principal sea armonizar el desarrollo con la protección del medioambiente. Está faltando encarar el progreso mediante métodos protectores con la naturaleza.

Se mantienen los problemas de la inseguridad acentuados por el crecimiento vegetativo que supera las previsiones. Se han hecho muchos esfuerzos, pero el problema persiste, como en todo el país. El crecimiento poblacional y las necesidades van aparejados de una distorsión social, estimulada por la carencia de garantías ciudadanas y jurídicas, que son los resabios e incordios dejados por la administración del anterior gobierno autoritario.

Así como La Paz es ¡Cuna de Libertad y Tumba de Tiranos!, Santa Cruz es ¡Cuna de Hermandad y Coraje de Libertad! Felicidades Santa Cruz.