Se acentúan los riesgos de contagio

De los 339 municipios que hay en el país, 68 están calificados de riesgo alto, 152 en categoría de riesgo medio y 119 de moderado. Esta calificación podría variar con la nueva evaluación que hará mañana, jueves, pero será necesario un mayor control de las autoridades para evitar que las medidas de contención se vayan a relajar y se tenga que lamentar otros récords de infección, como han alertado varios profesionales de la salud y los colegios médicos.

Bolivia alcanzó esta semana el mayor número de casos de coronavirus en un día, con 270 nuevos contagios positivos, con lo que el total de enfermos en el país ya se aproxima a los tres mil casos. Los reportes son preocupantes porque el gobierno comenzó a distender las medidas de contención, precisamente cuando hay más riesgo para la población según el colegio médico. El solo anuncio de flexibilización, con la «cuarentena dinámica», sumada a la desinformación, hizo que la gente saliera a las calles inclusive en los lugares donde se debía evitar aflojar las medidas de restricción, por la calificación de alto riesgo.

Asimismo, es preocupante la situación del oriente del país, donde se encuentra concentrado el 78% de los casos de coronavirus, sin que exista explicación clínica, y solamente los análisis de algunos médicos que exploran las posibles causas, entre las que sobresalen gran descuido compartido de las autoridades y la ciudadanía en el cumplimiento de las medidas de contención, aunque también se reflexiona sobre otras razones.

Es indudable que las dubitaciones de las autoridades, las contradicciones, la rebeldía de la población en algunas zonas, la información deficiente, y la escasez de pruebas para saber con mayor certeza la realidad de los contagios, contribuyen a aumentar la incertidumbre. Es más, los anuncios de flexibilizar las medidas generaron un desborde que ha llenado las calles de gente y automóviles en algunas ciudades. En Cochabamba, donde se autorizó el trabajo en varios sectores al aplicarse la cuarentena «dinámica», se permitió que principalmente el comercio desarrollara amplia actividad. El principal problema fue en la zona de de K’ara K’ara, donde tuvo que intervenir la policía para desbloquear el ingreso al botadero donde se congrego mucha gente.

Santa Cruz, que es el departamento con mayor número de infectados, ha vuelto a mostrar movimiento, aunque menor que la semana anterior. De todas maneras, en las zonas Plan 3000 y Pampa de la Isla, hubo mucho movimiento. La Paz y El Alto, que debieron mantener las restricciones de la categoría de alto riesgo, prácticamente se descontrolaron. Circularon centenares de vehículos transportando personas entre diferentes zonas y el centro de la ciudad, al extremo que se observaron embotellamientos. Los informes de la policía evidenciaron que en El Alto, la actividad comercial en zonas como Senkata, Puente Vela, mercado 16 de Julio y otros centros de abasto, fue intensa y se observaron vehículos de transporte público pese a la prohibición expresa del gobierno central y los municipios.

En otras ciudades la restricción es respetada, pero no así en las áreas rurales y en algunas zonas donde se producen protestas políticas aisladas. De los 339 municipios que hay en el país, 68 están calificados de alto riesgo, 152 en categoría de riesgo medio y 119 de moderado. Esta calificación podría variar con la nueva evaluación que se hará mañana, jueves, pero será necesario un mayor control de las autoridades para evitar que las medidas de contención se vayan a relajar y se tenga que lamentar otros récords de infección, como han alertado varios profesionales de la salud y los colegios médicos.