6 C
La Paz
sábado, julio 24, 2021
InicioOpiniónEditorial¿Se aclara u obscurece el panorama electoral?

¿Se aclara u obscurece el panorama electoral?

El próximo domingo los bolivianos acudiremos a las urnas para elegir al presidente, vicepresidente, y 350 parlamentarios entre senadores y diputados titulares y suplentes, además de representantes ante los organismos supraestatales. La mayoría de estos candidatos son desconocidos para la población, y apenas si se conoce a los que postulan a la Presidencia y algunos aspirantes a senadores y diputados uninominales. Pero la convocatoria a las elecciones y las normas permiten esa forma de elegir que arrastra a muchos que simplemente figuran en las listas y se benefician con el voto presidencial.

De esta manera, la voluntad ciudadana se ve limitada a elegir, por su propia voluntad, solamente al Presidente, Vicepresidente, y a los diputados uninominales. Pero esa decisión del elector definirá el destino nacional. Por ello es tan importante el voto consciente que pueda dirigirse hacia los intereses nacionales, por encima de la tibia actuación de los políticos que han sido incapaces hasta ahora de unir esfuerzos y ofrecer al pueblo una alternativa cierta. Está en manos del elector dar una lección de coherencia y madurez a los líderes, valorando su voto pensando en el futuro. Solamente abriendo oportunidades al país será posible alcanzar un progreso social y económico. Lo contrario significará tener que vivir como lo hacen los ciudadanos que se ven obligados a emigrar y abandonar su terruño debido a la intolerancia radical.

El domingo las urnas recibirán la voluntad de más de siete millones de ciudadanos que definirán si el país vuelve al régimen que pisoteó la Constitución Política y las leyes y dilapidó la más grande oportunidad económica del país, o abre esperanzas para que el pueblo viva en un sistema democrático, de respeto a las normas legales, libertades y derechos. La importancia de estos comicios tiene que hacer que el alto porcentaje de indecisos tome una posición reflexionando sobre el significado de su decisión, que sembrará lo que tendrán que cosechar nuestros hijos en el futuro inmediato.

El proceso electoral, desarrollado en adversas condiciones por las restricciones impuestas por la pandemia, ha permitido que los medios de comunicación recobren importancia apelando a las nuevas tecnologías. Desgraciadamente, también se están dando graves distorsiones de la verdad por políticos inescrupulosos y de gente irresponsable.

Es necesario comprender que las encuestas sobre intención de voto no son necesariamente un reflejo de lo que ocurrirá el 18 de octubre, ya que muchos intereses se mueven en torno al origen y financiamiento de las empresas encuestadoras. Hay algunos levantamientos abiertamente parcializados, pocos son los que reflejan confianza por su profesionalismo e imparcialidad. De todas maneras, las encuestas dan una pauta de lo que podría ocurrir, y si se toman solamente las coincidencias, tenemos en que la candidatura del MAS, que comenzó como favorita, ha ido perdiendo en forma significativa la preferencia que tenía, lo que permite considerar a estas alturas que es imposible que alguna fuerza logre ganar en primera vuelta.

Se puede recoger claramente señales que advierten que ningún candidato logrará más del 30% de los votos. Esto significa que cualquiera de los dos postulantes, que aspiran a la Presidencia, tiene al frente un 70% del electorado, que en una segunda vuelta definirá el destino del poder. Las encuestas también dan una pauta sobre hacia quien se inclinaría el grueso del núcleo de votantes, y en esa perspectiva quedaría desahuciada la candidatura del MAS. Por ello, la mayoría de los analistas, expresaron preocupación por la reacción que puedan tener los grupos radicales de esa fuerza política, que han demostrado su abierto desprecio por las reglas de la democracia y la voluntad ciudadana, y han anticipado su posición de condicionar el reconocimiento de los resultados de las elecciones. Frente a ese riesgo, es importante y de urgencia que las autoridades adopten las medidas de previsión y seguridad tanto para el día de las elecciones como para los días posteriores. El gobierno ha planteado a las gobernaciones la necesidad de ampliar el auto de buen gobierno.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -