Se reactivó los contagios masivos por covid-19 en el país

Médicos especializados en epidemiologia consideran que, al haberse permitido concentraciones de personas en manifestaciones políticas, apertura de clubes nocturnos, asistencia a los estadios deportivos, reclutamiento en el transporte público, ha provocado que comience las "segunda ola de contagios en Bolivia".

APG

Desgraciadamente, es un hecho la reactivación de los contagios de coronavirus en el país, mientras las contradicciones entre las autoridades continúan, el relajamiento en las medidas de bioseguridad se amplía.

Poco se conoce sobre las previsiones que se adoptan frente a otra escalada. Existe incertidumbre sobre cuándo y en qué cantidad Bolivia podrá disponer de las vacunas contra la covid-19.

El gobierno dice que no minimiza la situación, pero tampoco reconoce plenamente el riesgo de una segunda ola de la pandemia y se mantiene al margen las medidas de bioseguridad necesarias frente a un riesgo como el actual. Contrariamente, permite público en los estadios, concentraciones políticas, clubes nocturnos, transporte de pasajeros, nada hace para motivar en la población la necesidad de cuidar su salud y evitar los contagios, Advierten los galenos.

Parece que no se comprende el hecho concreto de que hay un aumento de casos positivos de la covid-19 en los departamentos de Santa Cruz, La Paz y Potosí, donde en la anterior semana registraron más casos.

En Santa Cruz se están dando los contagios en forma más frecuente, de 45 casos diarios, subió a cien, luego a 141 y llegó el fin de semana a 185 nuevos casos. El director de Sedes de Santa Cruz, Dr. Marcelo Ríos, lamentó que Santa Cruz vuelva a estar como al inicio de la pandemia, en marzo, por la irresponsabilidad de la población que no cumple con las medidas de bioseguridad, como el uso obligatorio del barbijo, mantenimiento de distancia y lavarse las manos. Es evidente que hay relajamiento entre la gente, pero son las autoridades las que han levantado las restricciones.

El viceministro de Gestión del Sistema Sanitario, Álvaro Terrazas, aclaró que en Bolivia existe una alerta por la escalada de casos de coronavirus, pero no se puede hablar de una segunda ola, porque se están iniciando medidas preventivas para evitar llegar a ese extremo. «No significa que tenemos que esperar que técnicamente exista la definición de una segunda ola, para que recién se tomen las acciones. Ya es un signo de alerta de una escalada, estamos en una escalada, eso es evidente. No hay ninguna intención de minimizar, pero tampoco digamos segunda ola», manifestó. Pero pese a que las autoridades reconocen que el país está en una escalada del coronavirus, poco hacen para evitar la distensión hacia una situación altamente riesgosa.

Los médicos especialistas que han trabajado en la primera línea para el control del coronavirus, consideran inminente el aumento de casos, y que se requerirá otra vez contar por lo menos con cinco mil nuevos galenos.

Como se está dando la situación se teme que en enero se agrave el rebrote si antes no se adoptan medidas de restricción y prevención.

La gente ha perdido el miedo, y en los mercados, medios de transporte y lugares de concentración se observa un evidente relajamiento. Hasta se ha permitido público en los partidos de futbol y casi normalización de la actividad nocturna. Si se mantiene el descuido y la falta de control de las autoridades es casi seguro que se tendrá que pensar en un nuevo confinamiento, que será tan perjudicial para las actividades económicas como lo fue entre marzo y septiembre, señaló el exministro de salud Aníbal Cruz. Se estima que el 30 por ciento de la población ya no usa el barbijo y en algunas ciudades como El Alto solamente un 40% usa la mascarilla de protección.

Piden se multe a quienes no porten barbijos

El Colegio Médico de Cochabamba pidió que se aprueben normativas específicas para el uso del barbijo, que incluya multas económicas o el trabajo comunitario para reducir el riesgo de contagio. En otros países, la negligencia que pone en riesgo de contagio a la población es considerada un delito, afirman.

Mientras la población no haya sido inmunizada el riesgo es creciente, y lamentablemente el gobierno hasta ahora no precisa la cantidad de vacunas que ha comprado -si es que hizo alguna gestión- ya que solamente se conoce el acuerdo que se hizo con el gobierno de transición que derivó en que Naciones Unidas, haya definido que la vacuna será gratuita para varios países, entre ellos Bolivia, mediante el mecanismo COVAX, la iniciativa mundial de la Organización Mundial de la Salud para el desarrollo y distribución equitativa de vacunas contra el covid-19.

Hace poco el ministro de salud decía que la vacunación sería gratuita para todos en nuestro país. Luego se anunció que el gobierno solamente garantiza que el 6 % de la población podrá vacunarse gratuitamente contra la covid-19 en el primer trimestre de 2021.

¿Qué pasará con el 94% de la población boliviana? Las vacunas son una realidad y todos los países del mundo han efectuado compras anticipadas. Asimismo, varios países ya comenzaron con la vacunación. Los últimos en dar el visto bueno han sido Estados Unidos y México que determinaron iniciar las vacunaciones masivas, utilizando la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech. Estados Unidos es el sexto país, tras Arabia Saudí, Baréin, Canadá, México y Reino Unido, que autorizaron el uso de la vacuna de Pfizer y la alemana BioNTech, que ha demostrado en pruebas clínicas con 44.000 voluntarios una efectividad del 95 % contra la covid-19.

Bolivia no figura, indican los profesionales médicos, entre los primeros compradores de Latinoamérica.

Lo grave es que la pandemia se ha reactivado y es preciso, urgente, dictar medidas de prevención para evitar contagios masivos, advierten.