6 C
La Paz
viernes, septiembre 17, 2021
InicioOpinión¿Segunda vuelta o elecciones?

¿Segunda vuelta o elecciones?

Dr. DAEN. Waldo Torres Armas

La Misión de la OEA, emitirá en 12 días un Dictamen de su auditoría que será presentado al Secretario General, a la Comisión Permanente y a los 34 Estados miembros de la organización, el cual contendrá recomendaciones de cumplimiento obligatorio para el Régimen, pero no para la ciudadanía movilizada en contra porque la rechazo de plano por no ser parte del recuento y supervisión, por la desconfianza con Almagro y el delincuente TSE que tuvo tiempo para acomodar las actas y el sistema digital a su interés de ocultar el fraude. ¿Qué confianza podríamos tener con el TSE, que contamino antes durante y después el acto comicial, evitando aplicar la Ley del Régimen Electoral y fundamento de su existencia, para favorecer al Régimen?

En una auditoría convertida en forense, una sola papeleta de votación adulterada sería suficiente para invalidar todo el acto electoral. Es obvio que, ante la enorme cantidad de evidencia, pruebas, la Comisión no puede validar los resultados fraudulentos lo que significaría regalar el Parlamento a los que delinquieron, lo que si puede es recomendar la destitución de los integrantes del TSE juzgamiento de los delitos electorales cometidos y nuevas elecciones transparentes.

No obstante, es probable que la auditoría, ignorando los delitos cometidos evidenciados y confrontados con la Ley del Régimen Electoral, recomiende la segunda vuelta, lo que para tener vigencia jurídica y que obligue a Morales a acatar, se requiere previamente el voto favorable de 18 de los 34 miembros de la OEA. Esto significa una peregrinación compleja y tomara tiempo obtener la determinación final. Los ejemplos de Venezuela, Nicaragua y Cuba son ilustrativos. Mientras tanto, el régimen se afianzaría imponiendo una auditoría muerta, fuera de los principios jurídicos y le daría tiempo para reorganizar y reagrupar fuerzas.

El Gobierno pide esperar los resultados de la auditoría; busca la desmovilización de la demanda ciudadana. Seria de incautos aceptar el dictamen de la OEA, con resultados arreglados a sus gustos y objetivos, es decir, habiendo forzado la mayoría en las dos cámaras legislativas. Solo sería aceptable la segunda vuelta previa una modificación legislativa que revoque los curules obtenidos en la primera elección por los partidos. Sin embargo, obligaría a convalidar todos los actos y delitos cometidos tanto por el MAS como por el TSE.

Las lógicas rebeldías que surgen espontáneamente a nivel nacional deben tener una respuesta a su demanda: Nuevo TSE. Nuevas elecciones. Es el objetivo a lograr, previamente, la conformación de un TSE confiable por su capacidad de actuar neutral e independientemente.

Frente a un gobierno antidemocrático, que empujó, provocó, a la rebelión ciudadana, esta puede detener sus ansias autoritarias y restituir su poder soberano. No tiene que importarnos lo que opinen los organismos internacionales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -