6 C
La Paz
lunes, diciembre 5, 2022
InicioOpiniónEditorialTurismo crece en el mundo, pero poco en Bolivia

Turismo crece en el mundo, pero poco en Bolivia

La Organización Mundial de Turismo (OMT) asegura que el turismo internacional continuó su recuperación este 2022, con un comportamiento mucho mejor comparado con la debilidad manifestada los últimos dos años. Sin embargo, explica que la invasión de Ucrania por parte de Rusia añade tensión a las incertidumbres económicas ya existentes, unidas a las numerosas limitaciones para viajar impuestas por covid-19 aún vigentes. Pese a estos trances se están abriendo interesantes perspectivas. Los últimos datos de la OMT, indican que las llegadas de turistas internacionales en todo el mundo aumentaron más del doble (+130%) en enero de 2022 comparado con 2021: los 18 millones de visitantes más registrados en todo el mundo durante el primer mes de este año igualan al incremento total registrado en todo 2021. En Bolivia, lamentablemente, pese a tener tantos atractivos turísticos, las previsiones no son muy alentadoras.

A pesar de que estas cifras confirman la tendencia positiva que se inició el año pasado, la senda de la recuperación se vio afectada por la aparición de la variante ómicron y, en consecuencia, la reintroducción de restricciones para viajar en diversos destinos. Todas las regiones experimentaron un significativo repunte aunque hay que tener en cuenta que se compara con los bajos niveles registrados a principios de 2021. Europa (+199%) y las Américas (+97%) continúan mostrando los mejores resultados, con las llegadas internacionales situadas aún a la mitad de los niveles de antes de la pandemia.

Tras la caída sin precedentes de 2020 y 2021, se espera que el turismo continúe su recuperación gradual durante 2022. A fines de marzo, 12 destinos ya no tenían restricciones relacionadas con covid-19 y un número creciente de destinos estaban relajando o eliminando las limitaciones para viajar, lo que contribuye a liberar la demanda reprimida. La guerra en Ucrania plantea nuevos retos al entorno económico mundial y podría obstaculizar la recuperación de la confianza a nivel mundial. Los mercados de origen de EE.UU. y Asia, que han comenzado a abrirse, podrían verse especialmente afectados en lo que respecta a los viajes a Europa, ya que estos mercados son históricamente más prudentes frente al riesgo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que el crecimiento económico mundial podría ser este año más de un 1% inferior a lo previsto anteriormente, mientras que la inflación, ya elevada a principios de año, podría aumentar como mínimo un 2,5%. La reciente subida de los precios del petróleo (el Brent alcanzó su nivel más alto en 10 años) y el aumento de la inflación están encareciendo los servicios de alojamiento y transporte, lo que añade presión adicional sobre las empresas, el poder adquisitivo de los consumidores y el ahorro, señala la OMT. Esta previsión coincide con el análisis sobre las posibles consecuencias del conflicto en la recuperación económica y el crecimiento mundial realizado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), que también ha rebajado su previsión de crecimiento económico mundial para 2022 del 3,6% al 2,6% y ha advertido que los países en desarrollo serán los más vulnerables a la desaceleración.

Ningún otro sector de la economía global ha sido tan afectado por la pandemia como el turismo. Un artículo de Stephany Chevalier Naranjo publicado por la agencia de información Statista, señala que tras caer drásticamente en 2020, los viajes internacionales se recuperaron apenas un 4% en 2021, Sin embargo, la actividad turística arrancó con fuerza en 2022, dando señales de que se avecinan días mejores para el sector. Pese a permanecer por debajo de los niveles anteriores a la crisis, de acuerdo con Statista Mobility Market Outlook, los ingresos en el mercado de los viajes y el turismo aumentarían en más del 60% en América Latina y el Caribe en 2022. En México se prevé que los ingresos procedentes de reservaciones de cruceros, hoteles, alquileres vacacionales y paquetes turísticos asciendan a unos 10 mil millones de dólares estadounidenses, frente a los 6.200 millones de dólares el año anterior.

Con casi el doble de reservas hoteleras, se pronostica que la facturación por viajes y turismo en Brasil supere este año los 8 mil millones de dólares estadounidenses. En Argentina, los ingresos del sector crecerían un 76% con respecto a 2021, sumando casi 3 mil 700 millones de dólares. Mientras tanto, se espera que para el final del año el mercado exceda los 2.000 millones de dólares tanto en Colombia como en Chile. Se estima que Perú pueda recibir mil 700 millones y Bolivia apenas 390 millones de dólares. Como en muchos otros rubros, nuestro país también está rezagado en turismo, y las causas son muchas. La inseguridad es uno de los principales factores. Recordemos que después de los disturbios durante el gobierno de Sánchez de Lozada, centenares de turistas quedaron atrapados por los bloqueos. A partir de ese momento la tensión social y política se mantuvo y se agudizó desde 2005, situación que ha obligado a muchos países a alertar a sus ciudadanos sobre la inseguridad en Bolivia. A ello se suma el permanente ataque al capital internacional que alejó las inversiones. En los últimos años, son muy pocos los emprendimientos desarrollados en torno al turismo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -