6 C
La Paz
martes, diciembre 7, 2021
InicioOpiniónEditorialUrge buscar la pacificación en el país

Urge buscar la pacificación en el país

Solo hay una fórmula para superar los problemas existentes: el diálogo que nos permita alcanzar la concertación. Lo contrario significará ahondar la crisis, que podría afectar al país en forma integral, con consecuencias aún más graves para los bolivianos. El enfrentamiento entre el Gobierno y algunos sectores sociales y la oposición política, se originó por la aprobación de la Ley 1386 de Estrategia Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas, que contiene temas que han generado preocupación y susceptibilidad.

Esta norma la rechazan diversos sectores, no solamente los gremiales, transportistas, organizaciones cívicas y los partidos políticos de la oposición, que exigen la abrogación de la citada norma. La secundan gobernadores y alcaldes opositores y también abogados constitucionalistas y las universidades. No todos pueden estar equivocados. Por su parte, el gobierno moviliza a sectores afines a su línea política para enfrentar a los que se oponen a esta ley. Esto podría desencadenar en enfrentamientos, El presidente Arce responsabilizó por las protestas que empezaron el lunes a «unas minorías que solo conciben la democracia cuando las mayorías están silenciosas y excluidas» mientras el vicepresidente David Choquehuanca las calificó de políticas y dijo que los opositores buscan desestabilizar al gobierno. En ese ambiente es cada vez más difícil buscar soluciones. Es imprescindible tender líneas de contacto que permitan buscar la ruta de la concertación.

La Iglesia Católica boliviana, y varios otras instituciones y organizaciones se han pronunciado llamando al diálogo y la concertación, y todos deberíamos unirnos en una sola voz para convocar a las partes involucradas en este conflicto, a deponer posiciones y sentarse en una mesa de diálogo. El padre Diego Plá, secretario general Adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana en conferencia de prensa desde la Arquidiócesis de Cochabamba dijo: «lamentamos que haya un fallecimiento en Potosí, los Obispos siempre están pidiendo que haya la posibilidad de sentarse a dialogar, creemos que la violencia no es el camino». De manera contundente remarcó que «Dios quiera que no haya más derramamiento de sangre; nuestra posición es invitar a ambas partes a que se sienten a dialogar, que no haya posturas de enfrentamiento, y tengamos que lamentar más muertes, ustedes saben que cada vida humana es única e irrepetible, que se privilegie el diálogo, exponer ideas y llegar a acuerdos, no optar por la violencia y enfrentamiento».

En Potosí se lamentó la muerte de un manifestante del sector campesino, quien habría perdido la vida por broncoaspiración. Es la primera en la gestión del presidente Arce Catacora. Todos esperamos que este número no se incremente porque ninguna de las partes acepta el diálogo. Un avance hacia la concertación se dio en las últimas horas. La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, manifestó que el Gobierno está abierto al diálogo con los sectores sociales movilizados. En conferencia de prensa sostuvo que siempre han estado abiertos al diálogo. «Hemos estado en constante comunicación con dirigentes del sector gremial, de mercados, con trabajadores viven de sus puestos, de lo que comercian día a día y que están angustiados por esta situación», dijo la ministra.

En Potosí también hubo señales positivas. La Gobernación y representantes del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) llegaron a un principio de acuerdo con miras a la pacificación según el vicario de la Iglesia Católica, Marco Abascal, y la presidenta del Concejo Municipal, Mirtha Guzmán. La Gobernación busca evitar que los campesinos regresen a la ciudad para ejercer represalias. Por otra parte, el MAS en la Asamblea Legislativa se abrió al diálogo, pero solamente para escuchar las observaciones a la Ley 1386 de Estrategia Nacional de Lucha contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y proyectar el decreto reglamentario, pero no para la abrogación de esa norma, según el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, Pero el problema de fondo se mantiene.

En estos momentos tan complicados corresponde recordar las afirmaciones del vicepresidente David Choquehuanca, quien durante el acto oficial por el 196 aniversario de Bolivia convocó a la conciliación, la unidad y a dejar atrás confrontaciones e injusticias. El discurso conciliador del vicepresidente, a diferencia del presidente Luis Arce, pidió a los bolivianos que superen las confrontaciones e instó al país a buscar un camino hacia el «vivir bien», una ruta alejada del consumismo y de la destrucción de la «madre tierra». La huelga con plazo indefinido rechaza la Estrategia Nacional Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y el Financiamiento al Terrorismo, que fue aprobada en agosto del presente año como la Ley 1386. Esta polémica ley ha generado susceptibilidad en varios sectores del país, entre los que se encuentran los transportistas, trabajadores de la salud, los gremiales y otros, por el contenido que prevé ajustes en el Código Penal y medidas contra la informalidad. ¿Será tan difícil comprender que es necesario buscar consensos para una norma tan controversial?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -