6 C
La Paz
viernes, julio 23, 2021
InicioOpiniónEditorialVacuna, esperanza sí pero no bajar la guardia

Vacuna, esperanza sí pero no bajar la guardia

Este domingo llega al país un contenedor con 228 mil dosis de la vacuna AstraZeneca. Se espera que hasta fines de mes lleguen dos millones de dosis, lo que permitirá al Gobierno iniciar la vacunación contra la pandemia de la covid-19 en breve, como lo anunció Benjamín Blanco, viceministro de Comercio Exterior.

La llegada de las vacunas permite a los bolivianos ver con más esperanza el porvenir, pues tendrá mejores oportunidades que el 2020, cuando todos encaramos el futuro con mucho temor y escepticismo.

Por trámites realizados por autoridades del gobierno nacional, el país forma parte del acuerdo Covax, lo que le permitirá acceder a 5 millones de dosis de vacuna este año.

El Covax está integrado por la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI), la Alianza Global para las Vacunas (GAVI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef.

Nuestras autoridades también se encargaron de aclarar que la vacuna AstraZeneca es «segura y eficaz» y «no está asociada» a un mayor riesgo de trombos sanguíneos, como dijo hace poco la Agencia Europea de Medicamentos (EMA)

Pero, es necesario remarcar que la llegada de la vacuna contra esta pandemia no significa que todo vuelve a la normalidad previa a la llegada del virus.

Los expertos internacionales advierten que los casos pueden seguir aumentando aunque avance la vacunación, por varias razones.

En primer lugar debemos tomar en cuenta que las vacunas tardan en hacer efecto y que no son efectivas en el 100 por ciento. Además, la mayoría de las vacunas, como las que llegan al país, deben aplicarse en dos dosis, con un intervalo de por lo menos tres semanas. Y es la segunda dosis la que aumenta nuestra respuesta inmune y la inmunidad ya adquirida se vuelve más fuerte.

En segundo lugar debemos tener claro que el país no tendrá vacunada a toda su gente. Habrá quienes no reciben la inmunización, por lo que descuidar la protección puede elevar los índices de contagio.

A esto se suma el que los niños todavía no tienen vacunas. Este hecho nos impide decir que todo está controlado.

Finalmente está el hecho de que hay una fatiga, un cansancio de todas las personas. No es fácil permanecer más de un año con la libertad de locomoción restringida, sin posibilidades de reuniones sociales ni familiares.

La llegada de la vacuna podría hacer creer a muchos que terminaron las restricciones. Y no es así. Chile es un ejemplo concreto. Es el país latinoamericano que más habitantes vacunó, pero el relajamiento de la población se está traduciendo en una nueva ola de contagios.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que la vacuna contra la covid-19, como cualquier otra vacuna, tiene leves efectos secundarios, como algo de fiebre, cansancio, algún dolor o malestar. Dependiendo de cada persona ésta podrá tener algunos o todos estos efectos.

Pero, lo que el boliviano debe tomar en cuenta es que la vacuna puede salvar su vida y que el coronavirus es mucho peor que cualquiera de los efectos secundarios de la vacuna.

Se sabe, por los informes de otros países donde ya se vacunó a su población, que éste tiene efectividad en la prevención de esta pandemia. Israel, que tiene la mayor población inmunizada del mundo, señala que los resultados son mejores que los esperados, pues se tuvo una caída dramática en los casos, hospitalizaciones y muertes por covid-19.

En el país la inmunización se la realizará por medio del Sistema Universal de Salud (SUS) y las diferentes cajas de salud, como la Petrolera, Universitaria, Bancaria o la Caja Nacional de Salud, por citar solo algunas. Esperamos que todos tomen las previsiones necesarias para mantener la cadena de frío que asegure la vacuna, evitar aglomeraciones que serían peligrosas en estas circunstancias y tener la cantidad suficiente para no dejar parte de su población sin vacuna.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -