Vendedores de comida al grito de «queremos trabajar» piden ayuda en La Paz

APG

El grito de «queremos trabajar» volvió al centro de La Paz, esta vez en boca de trabajadores de la venta de comida rápida o al paso, otro sector que se suma a las protestas en el país que denuncian el parón de sus actividades por la cuarentena.

Una marcha de protesta ante las autoridades pidió que autoricen a estos pequeños negocios alternativas como la venta a domicilio al igual que está permitida para restaurantes y grandes cadenas de comida.

«La comida rápida y tradicional pedimos vender el mismo horario que los empresarios delivery», como se conoce en Bolivia con esa palabra en inglés al servicio a domicilio, se leía en una de las pancartas durante el recorrido por una céntrica avenida de La Paz.

«Basta a la discriminación», denunciaba otro de los carteles, mientras que otro advertía de que «El hambre nos matará», alertando de que tienen que pagar alquileres de sus puntos de venta y créditos por sus negocios mientras sus ventas llevan meses muy bajas.

Los manifestantes reclamaban un trato similar para sus puestos de comida rápida en la calle, cuyo horario está limitado por unas horas de lunes a viernes, mientras que el reparto a domicilio puede funcionar en un horario más amplio y también en fin de semana.

La marcha transcurrió con tapabocas y distancia entre los manifestantes, por las medidas que exige la cuarentena para prevenir el coronavirus en el país, con consignas dirigidas a la presidenta Jeanine Áñez, y al alcalde de La Paz, Luis Revilla.

Este tipo de protestas se suceden en ciudades de Bolivia desde hace días, por distintos sectores que piden apoyo a las autoridades tras casi tres meses sin apenas poder trabajar por las restricciones que incluye la cuarentena.

Bolivia se encuentra en estado de emergencia sanitaria desde finales de marzo por la COVID-19, con una cuarentena flexible desde el 1 de junio en parte del país, en un intento de reactivar la economía, pero distintos sectores reclaman apoyo al verse aún con pocos ingresos y deudas que pagar.