6 C
La Paz
sábado, septiembre 18, 2021
InicioOpiniónEditorialVoluntad política

Voluntad política

Por primera vez en mucho tiempo, la sede de gobierno y El Alto, que se caracterizan por sus constantes tensiones sociales, bloqueos y enfrentamientos, aparecen como las ciudades donde las reacciones post-elecciones son menos violentas. En el resto del país la fogosidad tuvo alcances que rayaron en el descontrol de acciones en protesta por las presuntas irregularidades en la manipulación de datos electorales. Siete centros bajo tuición del Órgano Electoral y algunas dependencias del Estado resultaron quemados o dañados, mientras las protestas continúan amenazando con profundizar la crisis política que vive el país.

En Santa Cruz, Potosí, Oruro, Tarija, Cobija, Sucre, Cochabamba y Trinidad se registraron actos violentos y se adoptaron determinaciones duras como no reconocer al resultado de las elecciones, amenazas con desobediencia civil y un paro general. Las instalaciones afectadas pertenecían a tribunales departamentales electorales, servicios de registro Cívico (Sereci) y locales habilitados para el cómputo. En Tarija, se atacó a oficinas de Impuestos. En Santa Cruz hubo enfrentamientos entre grupos oficialistas y de oposición. El presidente del Comité Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho pidió tranquilidad, y que no se convulsione a la ciudadanía que quiere vivir en paz.

El presidente Evo Morales denunció un intento de golpe de Estado y anunció estado de emergencia. La Constitución de Bolivia no incluye el estado de emergencia, expresión empleada por Morales, pero sí el de excepción, que es potestad del mandatario. La figura que establece la Constitución boliviana, que el propio Morales promulgó en 2009, es la de estado de excepción, en sus artículos 137 a 140.

«Quiero denunciar al mundo que está en proceso un golpe de estado. La derecha lo preparó con apoyo internacional», indicó el mandatario. Advirtió que “hasta ahora aguantamos con paciencia para evitar violencia. No vamos a entrar a la confrontación, será estado de emergencia, movilización pacífica y constitucional», señaló Morales.

La situación nacional evidentemente es delicada y la preocupación crece, pero fundamentalmente una coyuntura como la actual requiere voluntad política para encontrar una solución en el marco de las normas legales, el respeto a los principios democráticos y la concertación. También es necesario escuchar la preocupación internacional. Recordemos que la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) emitió una recomendación que señala que la mejor opción para destrabar la crisis política sería convocar a una segunda vuelta de las elecciones generales. «Debido al contexto y las cinco problemáticas evidenciadas en este proceso electoral, continuaría siendo una mejor opción convocar a una segunda vuelta», señaló el jefe de la Misión, Manuel González.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -