¿Y las vacunas para nuestro país?

Un informe de la ONU señala que UNICEF liderará los esfuerzos para adquirir y suministrar vacunas COVID-19 en lo que podría ser la operación más grande y rápida del mundo como parte del plan mundial de vacunas COVAX, en el que participa la OMS y la fundación Gavi, que es la Alianza Mundial de Vacunas. Los gobiernos están bajo presión para asegurar suministros para su población de aquellas vacunas que tengan éxito. «Si los gobiernos compiten, la mayoría de los países podrían quedar fuera», advierte la OMS.

Así que, en esta carrera, al menos 172 países han manifestado su interés de formar parte de ese entendimiento conjunto que pretende garantizar el acceso equitativo a una vacuna que funcione. En agosto, 80 de esos países se han sumado como financiadores del desarrollo de una «cartera» de vacunas que tengan las mejores probabilidades de tener éxito, informó la OMS. De Latinoamérica, hasta ahora Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Venezuela están entre los países que se han pronunciado a favor de la alianza de COVAX. ¿Por qué Bolivia no participa de esta iniciativa? Hasta ahora no hubo explicación alguna. Esperemos que el gobierno tenga alternativas concretas al respecto.

Recordemos que Estados Unidos decidió no participar del proyecto y expuso sus argumentos señalando que seguirá involucrado «para asegurar que derrotamos al virus, pero no nos veremos limitados por organizaciones multilaterales influenciadas por la corrupta Organización Mundial de la Salud y China», dijo en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere.

Por ahora, de acuerdo a informes de la ONU, con varias vacunas candidatas que parecen prometedoras, UNICEF, en colaboración con el Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud, será la encargada adquirir los productos que tengan éxito.

El Fondo anunció a través de un comunicado que también se desempeñará como coordinador de adquisiciones para 80 economías de ingresos más altos que han expresado su intención de participar en COVAX y financiar las vacunas a cargo de sus presupuestos públicos.

La iniciativa COVAX está abierta a todos los países para garantizar que nadie se quede sin acceso a una futura vacuna COVID-19. «Se trata de una asociación entre gobiernos, fabricantes y socios multilaterales para continuar la lucha de alto riesgo contra la pandemia de COVID-19».

«En nuestra búsqueda colectiva de una vacuna, UNICEF está aprovechando sus fortalezas en el suministro de vacunas para asegurarse de que todos los países tengan acceso seguro, rápido y equitativo a las dosis iniciales cuando estén disponibles», aseguró Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF. El Fondo de la ONU para la Infancia es el mayor comprador de vacunas del mundo, y adquiere más de 2000 millones de dosis al año para la inmunización de rutina y la respuesta a brotes en nombre de casi 100 países. Es el principal socio de adquisiciones de Gavi, la Alianza para Vacunas, que durante los últimos 20 años ha llegado a más de 760 millones de niños.

Sin embargo, de estos esfuerzos, UNICEF señaló que las inversiones para respaldar la producción de dosis a gran escala dependerían en gran medida, de si los ensayos clínicos tienen éxito. Un próximo paso clave será garantizar que las economías que pueden financiar las vacunas se inscriban en la Instalación COVAX antes del 18 de septiembre, lo que permitirá a COVAX respaldar inversiones tempranas en riesgo para aumentar la capacidad de fabricación a gran escala, a través de acuerdos de compra anticipada.