Inicio Bolivia Bolivia apoya a Jesús Seade, candidato a la Dirección General de la...

Bolivia apoya a Jesús Seade, candidato a la Dirección General de la OMC

La Organización Mundial del Comercio (OMC) está en crisis, debido a los efectos comerciales de la pandemia, el escaso logro en las negociaciones y un Órgano de Apelación, que ha quedado fuera de servicio como resultado de desacuerdos fundamentales entre los principales miembros.

Es en estas difíciles condiciones que se designará un nuevo Director General, nombramiento que los miembros deben realizar con sumo cuidado. Para navegar por estas aguas tan turbulentas, se erige como favorito para dirigir la Dirección General, Jesús Seade, quien tiene una única y gran experiencia en sistemas comerciales y negociaciones comerciales, y es un fuerte interlocutor con todos los principales actores y regiones de la OMC. Recientemente concluyó exitosamente la negociación del T-MEC, que entró en vigor el 1 de julio pasado.

El gobierno de Bolivia, a través de la Canciller Karen Longaric comunicó el viernes pasado a la Embajada de México en Bolivia, su apoyo a la candidatura de Jesús Seade. Este apoyo se enmarca con el compromiso histórico del país con el multilateralismo, con la OMC, y con el comercio abierto iniciado en 1985 y las altas credenciales del candidato.

La OMC se enfrenta actualmente a tres retos importantes:

  1. Reafirmar su relevancia dados los limitados avances logrados en materia de negociaciones, la paralización de su órgano de apelación y la necesidad urgente de modernizar la administración de los acuerdos vigentes.
  2. Impulsar los temas tradicionales de negociación comercial, como pesca y agricultura, y dinamizar los temas de la economía del siglo XXI, con la plena inclusión del comercio electrónico y el desarrollo de una visión sostenible ambiciosa. Es necesario reestablecer un entendimiento funcional de solución de diferencias y crear mecanismos que permitan un mejor seguimiento del cumplimiento de los derechos y obligaciones de sus miembros.
  3. En lo inmediato, contribuir a atenuar los efectos económicos de la pandemia. Para esto, la OMC debe alentar a sus miembros a acotar o evitar acciones que afecten el flujo de mercancías y a tomar medidas que contribuyan a la recuperación de la actividad económica, tomando en cuenta las distintas medidas para proteger la salud pública a nivel global.