16 C
La Paz
domingo, mayo 26, 2024
InicioMundo"Contundencia" del sindicalismo argentino en un paro desigual contra el ajuste de...

«Contundencia» del sindicalismo argentino en un paro desigual contra el ajuste de Milei

La segunda huelga general convocada bajo el Ejecutivo de Javier Milei transcurrió este jueves de manera desigual en Argentina, según los sectores analizados, aunque el sindicalismo celebró «la contundencia» de un paro que el Gobierno calificó de «descabellado».

El país suramericano vivió desde la medianoche (03:00 GMT) de este jueves una huelga general de 24 horas, convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), principal central obrera del país, contra las políticas de ajuste de Milei y las reformas económicas estructurales incluidas en su Ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, que obtuvo la media sanción en Diputados y aguarda su tratamiento en el Senado.

Se sumaron a la convocatoria los sindicatos que engloban a los trabajadores de la mayoría del transporte público -colectivos (autobuses), trenes y subterráneo (metro)-, el aerocomercial y de carga, la educación, el sector bancario y los empleados estatales.

La sanidad redujo su actividad a la atención mínima, priorizando las emergencias; el comercio mostró un desigual respaldo, ya que, pese a que las cadenas de supermercados inicialmente apoyaban el paro, podían verse grandes superficies abiertas, al igual que pequeñas tiendas; mientras que restaurantes y farmacias funcionaron con normalidad.

El Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde residen unos 16 millones de habitantes -un tercio de la población del país-, mostró imágenes inusuales para un jueves no festivo, con las amplias avenidas sin el frecuente y frenético paso de sus autobuses, así como las estaciones de trenes con los convoyes detenidos y los pasillos vacíos.

Segundo paro general en la ‘era Milei’

El de este jueves fue el segundo paro general de la CGT en la ‘era Milei’, que comenzó el pasado 10 de diciembre, tras el vivido el 24 de enero, que incluyó una masiva movilización frente al Congreso y que suponía la primera huelga global en Argentina desde mayo de 2019, bajo la gestión del conservador Mauricio Macri (2015-2019).

Según un informe de la Universidad Austral, Argentina acumuló con la de hoy 44 huelgas generales desde el retorno a la democracia en 1983. De ellas, 28 -es decir, un 63,74 % del total- se hicieron contra presidentes no peronistas (Raúl Alfonsín, Fernando de la Rúa, Macri y Milei).

El líder de La Libertad Avanza (ultraderecha) acumula un paro cada 75,5 días de gestión, desplazando a De La Rúa, presidente en ejercicio cuando estalló la crisis de 2001 y que terminó abandonando la Casa Rosada (sede de Gobierno) en helicóptero, quien recibía una huelga cada 92 días, según el estudio de Marcelo Bermolén, profesor de la Escuela de Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Austral.

«Este juego de amenazas, dureza y tensiones ha demostrado ser parcialmente efectivo, por lo que todo el arsenal sindical se dirige al Senado de la Nación a fin de presionar a los senadores (propios y ajenos)», sostiene el autor del informe.

Entre las reformas de la ‘ley Bases’, hay una «modernización» laboral, que inicialmente fue incluida en el decreto de necesidad y urgencia (DNU), promulgado en diciembre por Milei, luego frenada por la Justicia ante la solicitud de amparo de la central sindical y finalmente modificada para su inserción en el nuevo texto que debe discutir el Senado.

El Ejecutivo consideró «descabellado» llevar a cabo una huelga general «en este momento de la Argentina», dijo el portavoz presidencial, Manuel Adorni, quien calificó el paro de «atentado contra el bolsillo y contra la libertad de la gente».

«Este Gobierno tuvo más paros que leyes. Te hacen todo lo posible en no avanzar en lo que la gente te pidió con el voto que hagas y en cambio paran y paran. Es bastante exótico», indicó tras la reunión de gabinete celebrada en la sede gubernamental.

Por su parte, la CGT celebró «la contundencia del paro», que, en opinión de Héctor Daer, uno de sus secretarios generales, «demuestra que el Gobierno tiene que tomar nota».

«Nosotros tomamos nota del acompañamiento y el Gobierno tiene que tomar nota de lo que significa la expresión de los trabajadores y trabajadoras para reconfigurar su política de ajuste, su política que nos está llevando a extremos de la ciudadanía que difícilmente se pueda recuperar», expresó en rueda de prensa.

Según la estimación hecha por el Instituto de Economía de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), el costo económico para la actividad por al paro sería de unos 544 millones de dólares, lo que equivaldría al 1,1 % del PIB de mayo o al 24,3 % de lo producido un día normal.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -