16 C
La Paz
jueves, enero 26, 2023
InicioOpiniónEditorial74 % de desastres naturales se relacionan con agua

74 % de desastres naturales se relacionan con agua

La sequía y la falta de agua para consumo humano, para riego y el ganado, ha obligado al Gobierno a aplicar un plan de emergencia en el que participan tres ministerios. El objetivo es dar asistencia a 53 municipios que se declararon en emergencia y solicitaron ayuda El programa será coordinado por los Ministerios de Medio ambiente y Aguas, Desarrollo Rural y Tierras, y el de Defensa Nacional.

La provisión de agua se efectuará mediante el traslado en tanques PVC de diferentes capacidades, el alquiler de cisternas, la perforación de pozos y la construcción de embalses con capacidades entre 100 y 200 metros cúbicos de almacenamiento. Inicialmente se cuenta con un presupuesto de 122 millones de bolivianos. Lo que no se explicó es donde se conseguirá el agua.

Las sequías y las heladas presentadas en las últimas semanas afectan a todo el occidente. Muchas poblaciones de La Paz, Oruro y Potosí están sufriendo las consecuencias de estos cambios climáticos. Varios ríos de occidente están con niveles muy bajos de agua. Se trata de los efectos del cambio climático que afectan a todo el planeta.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) afirma que las sequías, debidas al cambio climático, suponen un desafío a nuestro modo de vida: unos tres mil 600 millones de personas tienen un acceso inadecuado al agua al menos un mes al año y se espera que esta cifra aumente a más de cinco mil millones de personas afectadas en 2050.

La mayor parte del globo fue más seca de lo normal en 2021, con «efectos en cascada sobre las economías, los ecosistemas y nuestra vida cotidiana». La OMM ha emitido su primer informe sobre el estado de los recursos hídricos mundiales, en el que destaca que entre las zonas inusualmente secas se encuentra el área del Río de la Plata en Sudamérica, donde una persistente sequía afecta a la región desde 2019.

Pero la distorsión ambiental no solo afecta con sequías, sino también hay volúmenes fluviales por encima de lo normal en algunas cuencas de América del Norte, Sudáfrica y del Amazonas. La Organización Meteorológica Mundial, dependiente de la ONU, señala en su informe que «Los impactos del cambio climático se dejan sentir a menudo a través del agua con sequías más intensas y frecuentes, inundaciones más extremas, precipitaciones estacionales más erráticas y derretimiento acelerado de los glaciares. Todo ello tiene efectos en cascada sobre las economías, los ecosistemas y todos los aspectos de nuestra vida cotidiana», dijo el secretario general de la OMM, el profesor Petteri Taalas.

El informe servirá de base para las inversiones de adaptación y mitigación del clima, así como para la campaña de las Naciones Unidas para proporcionar acceso universal en los próximos cinco años a las alertas tempranas de peligros como las inundaciones y las sequías. Entre 2001 y 2018, ONU-Agua informó que un asombroso 74% de todos los desastres naturales estaban relacionados con el agua.

La reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP27, celebrada en Egipto, instó a los gobiernos a integrar más el agua en los esfuerzos de adaptación, siendo la primera vez que se hace referencia al líquido elemento en un documento final de estas conferencias anuales en reconocimiento de su importancia crítica, señaló la Organización Meteorológica Mundial.

La primera edición del informe examina el caudal -el volumen de agua que fluye a través de un canal fluvial en un momento dado- y también evalúa el almacenamiento de agua terrestre, es decir, toda el agua en la superficie y el subsuelo de la tierra y la criosfera, que son los depósitos de agua decir en estado sólido como hielo de mares, ríos, lagos, glaciares, etc. Aparte de las variaciones de los caudales fluviales, el informe dice que el almacenamiento global de agua terrestre se clasificó como inferior a lo normal en la costa occidental de los Estados Unidos, en el centro de Sudamérica y la Patagonia, en el norte de África y Madagascar, en Asia Central y Oriente Medio, en Pakistán y en el norte de la India. Fue superior a lo normal en el centro de África, el norte de Sudamérica -en concreto la cuenca del Amazonas- y el norte de China.

«En general, las tendencias negativas son más fuertes que las positivas», advirtió la OMM, con la aparición de varios puntos conflictivos como la Patagonia, las cabeceras del Ganges y del Indo, así como el suroeste de Estados Unidos. La criosfera, es decir, los glaciares, la capa de nieve, los casquetes de hielo polares y, cuando existe, el permafrost, es la mayor reserva natural de agua dulce del mundo.

«Los cambios en los recursos hídricos de la criosfera afectan a la seguridad alimentaria, la salud humana, la integridad y el mantenimiento de los ecosistemas, y tienen importantes repercusiones en el desarrollo económico y social», afirma la OMM, provocando a veces inundaciones fluviales y crecidas repentinas debido a los desbordamientos de los lagos glaciares.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -