9.2 C
La Paz
domingo, abril 14, 2024
InicioOpiniónEditorialAhora es el momento de la reconstrucción

Ahora es el momento de la reconstrucción

Los daños materiales, perjuicios en las actividades agrícolas y citadinas, y las vidas perdidas por efecto de los temporales que afectaron a gran parte del país, han dejado una profunda huella, que merece ser atendida responsablemente. Las autoridades han anunciado que comenzó la reconstrucción. Esperemos que se cumpla el anuncio del ministro de Defensa, Edmundo Novillo, quien dijo que está listo un plan de emergencia que se aplicará durante los siguientes 60 días con la coordinación de la Gobernación, Alcaldía, Policía y las Fuerzas Armadas. Se prevé la limpieza de todos los escombros en las zonas afectadas por los ríos, la «rehabilitación» de puentes y calles, la reposición de los servicios básicos como luz, agua y alcantarillado además de el «reencauzamiento» de los ríos. Se aseguró que se desplegarán 180 equipos de trabajo, decenas de unidades de maquinaria pesada y se proyecta la construcción de 7.000 gaviones además de muros de concreto para prevenir más desastres.

Después de los padecimientos de miles de familias en el país, desde Pando hasta Tarija, con inundaciones en decenas de poblaciones y ciudades, la solidaridad y ayuda deben ser efectivas y prácticas. La reconstrucción es la fase más complicada porque requiere de grandes inversiones y trabajo coordinado, responsable y eficiente, para evitar que se produzca duplicación de esfuerzos, evaluaciones erróneas o desvíos y el aprovechamiento de gente inescrupulosa. Es necesario que el gobierno central, gobernaciones y municipios coordinen esfuerzos. Además, es imprescindible que se adopten previsiones mediante especialistas para que las eventualidades que pudiesen darse en el futuro, ya sea de lluvias, sequías u otras calamidades, no encuentren desprevenidas a las autoridades ni a la población.

La municipalidad de La Paz anunció que este lunes hará conocer un plan de rehabilitación para el municipio, luego de los daños en infraestructura pública, además de casas afectadas y decesos. El alcalde paceño, Iván Arias, adelantó que el plan demandará unos Bs. 600 millones. La comuna, mediante su agencia de noticias, detalló que esta inversión incluirá trabajos de bacheos y super asfaltos. Se prevé que para este lunes se presenten todos los detalles, no obstante, la reparación de vías ya empezó en algunas zonas. Se anticipó que este documento se hará llegar incluso al presidente Luis Arce. El gobierno central participó en la ayuda para contener las inundaciones. El alcalde Arias dijo que el plan será presentado a las fuerzas vivas del municipio. «Voy a presentar al Concejo Municipal, voy a presentar al presidente del Estado Plurinacional, y voy a presentar a la cooperación el Plan de Rehabilitación Integral…» explicó. La última semana dejó de llover pero la alerta se mantiene en el municipio.

Realmente este año nuestro país ha sufrido los efectos de lluvias excesivas, inundaciones, desborde de ríos y daños en más de 9.000 hectáreas de cultivos agrícolas, en siete de los nueve departamentos de Bolivia. El daño equivale al 11% de las zonas de cultivo. Las regiones más afectadas por las inundaciones y granizadas son La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí, Chuquisaca, Santa Cruz y Pando. Se lamentó que estos temporales dejaron por lo menos 51 fallecidos y 43 mil familias damnificadas. Pero, además, se han registrado sequías en algunas regiones, que también han afectado a la agricultura. Las principales ciudades han sufrido riadas y derrumbes y la ciudadanía sufrió personalmente estos cambios, porque meses atrás, la sequía obligaba al racionamiento de agua.

Sin duda las causas de esta situación son muchas, pero hay dos que son determinantes: la imprevisión de las autoridades, ya que pese a las advertencias y a los recurrentes episodios de inundaciones, no se adoptan medidas preventivas ni se prepara a la gente para las eventualidades. La otra causa es determinante porque tiene que ver con el cambio climático. En los últimos años se han registrado variaciones climáticas importantes, producto del vertiginoso desarrollo industrial, así como el crecimiento poblacional generando diversas consecuencias, tales como el efecto invernadero, calentamiento global, contaminación ambiental, sobreexplotación de recursos naturales y afectación de la capa de ozono, incidiendo negativamente en los ciclos naturales de la Tierra.

En el caso de Bolivia, las agresiones ambientales son muchas y carecen absolutamente de control. La minería envenena los ríos y nadie hace algo para frenar esta práctica, especialmente los cooperativistas mineros se desentienden de las previsiones ambientales. Las empresas mineras tienen un control precario. Los productores de oro, en los últimos años se han convertido en los principales depredadores al incursionar en zonas protegidas para explotar oro, utilizando, además, mercurio en su trabajo, contaminado las aguas de los ríos de la región amazónica, y de otros lugares, pese a las prohibiciones para el uso de ese producto dañino, a pesar de que Bolivia adhirió al acuerdo para la prohibición de la producción, comercialización y uso del mercurio. A ello se suma la negativa práctica de quemas y «chaqueos», (habilitación de tierras para cultivos), y los incendios forestales accidentales y provocados para ampliar las áreas de cultivos, que han depredado varios millones de áreas boscosas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -