15 C
La Paz
martes, junio 18, 2024
InicioOpiniónEditorialArce asegura que no habrá devaluación

Arce asegura que no habrá devaluación

Pese a los informes preocupantes de organismos internacionales sobre la economía nacional, el gobierno es optimista por superar las dificultades actuales. Por lo menos eso refleja la explicación que ofreció el presidente Luis Arce Catacora, que pronosticó que el país va a «decepcionar» las proyecciones económicas de organizaciones internacionales que estiman una tasa baja de crecimiento para Bolivia. El primer mandatario sostuvo que como se hizo en el pasado, cuando era ministro de Economía, se revertirán las estimaciones negativas. Aseguró que no habrá devaluación de la moneda nacional, y se mantendrá la subvención a los combustibles.

El presidente Arce, en declaraciones a un canal de televisión, sostuvo que Bolivia tiene «la economía más estable» y que «los indicadores financieros de solvencia, de liquidez que tiene el sistema financiero son buenos, no hay duda al respecto, por eso la estabilidad de nuestra moneda. Por lo tanto, aquí claramente hay que decirlo una y diez veces, no hay necesidad de ninguna depreciación de la moneda nacional. No hay devaluación», aseguró.

Asimismo, el mandatario señaló que no se tocará el tema de la subvención de combustibles. Explicó que lo que sí se hará, será la sustitución de importaciones, es decir se fortalecerá la producción interna, se producirá diésel a un precio más barato del internacional, y eso hará que ya no haya dependencia de la importación, manifestó. Acotó que también se producirá alcohol anhidro para combinarlo con gasolina. El presidente considera que con esas medidas de sustitución de importaciones se tendrá un ahorro de 1.200 millones de dólares, dará más holgura económica al país, se dejará de depender de la importación y paulatinamente se irá reduciendo la subvención. La explicación de Arce, quien no aparece con frecuencia en declaraciones a medios de comunicación, al parecer tiende a tranquilizar al país, después de informes sobre la drástica reducción de las Reservas Internacionales Netas (RIN), la escasez de dólares, y como respuesta a informes de organizaciones especializadas sobre la delicada situación económica nacional. Recordemos que el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó para Bolivia un crecimiento económico de 1,8% para este año. Se trata de una de las previsiones más bajas entre los países de la región. Recordemos que la proyección del Gobierno, en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2023, considera un crecimiento de 4,86%.

En octubre del año pasado, el FMI había pronosticado una tasa de crecimiento de 3,2% para Bolivia, pero en la actualización de sus perspectivas para la presente gestión, el organismo internacional redujo su proyección, pero al mismo tiempo considera que para 2024 el Producto Interno Bruto (PIB) repuntará levemente a 1,9%. Anteriormente, el Banco Mundial también redujo a la baja la perspectiva de crecimiento de nuestro país a 2,7%, Asimismo, el BM proyecta para Bolivia una tasa de inflación de 4% para la presente gestión y de 3,7% para el próximo año, además de una tasa de desempleo de 4,9% este 2023 y de 5% en 2024. El informe también estima un déficit en la balanza corriente de -2,5% este año y de 2,6% el siguiente. El documento estima que Latinoamérica y el Caribe crecerán 1,6 % en 2023, dos décimas por debajo de lo esperado anteriormente, y muy lejos del crecimiento del 4 % que registró en 2022.

Por otra parte, la calificadora internacional Fitch Ratings reportó recientemente que «las presiones externas erosionaron las reservas del Banco Central de Bolivia (de los US$15,1 mil millones en 2014 a solo US$ 3,5 mil millones este año, que equivalen a 2,7 meses de pagos externos corrientes de febrero de 2023), según la revista Bloomberg, y el banco estadounidense JP Morgan hizo conocer que el riesgo país de Bolivia superó la barrera psicológica de los 1.000 puntos, por primera vez. La primera jornada hábil de este año el riesgo país de Bolivia se ubicaba en 564, y en lo que va del 2023 se disparó casi un 79%. El riesgo país es lo que formalmente se conoce como Emerging Markets Bonds Index o Indicador de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI) y es calculado por el banco JP Morgan. Refleja el valor y confianza que se asigna a los bonos que emite un país.

Ojalá que el gobierno no se equivoque y actúe sobre bases ciertas, sobre la realidad objetiva, de manera que su confianza en la estabilidad se mantenga y permita que la economía nacional se recupere y se devuelva la certidumbre a la ciudadanía, que en este momento siente que algo no está, precisamente, tan bien como creen las autoridades. El gobierno tiene que esforzarse en normalizar la circulación de dólares, ya que su escasez es una de las señales que inquieta a la población, y pone en alerta a cualquier persona que trabaja, produce, negocia, compra, ahorra, o recibe remesas, frente al presente y futuro inmediato.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -