8.7 C
La Paz
domingo, junio 23, 2024
InicioBoliviaSociedadBolivia celebra el Año Nuevo Andino 5531 con la fuerza del sol...

Bolivia celebra el Año Nuevo Andino 5531 con la fuerza del sol y con rituales ancestrales

Las autoridades recibieron con las palmas en alto los primeros rayos del sol este miércoles para dar la bienvenida al Año Nuevo Andino 5531, en medio de bailes autóctonos y rituales ancestrales de agradecimiento a la Pachamama o Madre Tierra.

La celebración también se conoce como la fiesta del retorno del sol, «Willkakuti» en aimara o «Inti Raymi» en quechua.

La ceremonia principal se llevó a cabo en la ciudadela prehispánica de Tiwanaku, a casi 80 kilómetros de La Paz, hasta donde llegaron el presidente del país, Luis Arce, y el vicepresidente, David Choquehuanca, junto a otras autoridades y parlamentarios oficialistas.

Junto a ellos, decenas de indígenas, sobre todo aimaras y quechuas, aguardaron desde la madrugada la salida del sol o «Tata Inti» para recibir su energía, algunos interpretando melodías autóctonas en el templo de Kalasasaya, donde se realizaron los actos centrales.

El preámbulo estuvo marcado por la entrega de una ofrenda a la Pachamama presentada por unos «amautas» o sabios indígenas que rezaron oraciones en aimara.

Tras la aparición del sol, el presidente Arce sostuvo que éste es «un día muy importante para todos», pues «renovamos nuestra devoción a la vida, a la naturaleza y el vivir bien en todo el país».

«Es un día para llenarse de energía, para nuevamente ratificar el compromiso de trabajar, de que nos vaya bien, de buenos augurios para todos nosotros», indicó.

Las mismas ceremonias se replicaron en otros puntos del país con la participación de otras autoridades desde distintas «wakas» o «apachetas», lugares considerados sagrados en las culturas indígenas para ser parte de esta festividad.

Tiwanaku, que es Patrimonio de la Humanidad desde 2000, ha sido en las últimas décadas el centro de las celebraciones del Año Nuevo Andino.

El sitio fue la capital del antiguo imperio prehispánico del mismo nombre y en la actualidad quedan allí imponentes monumentos líticos como el templo de Kalasasaya, el Templete Semisubterráneo, esculturas de sus jerarcas, la Puerta del Sol y restos de palacios militares y civiles.

La celebración del «Willkakuti», que también supone el cambio del ciclo agrícola para la siembra en el campo, coincide con el solsticio de invierno austral, cuando en el Hemisferio Sur tienen lugar el día más corto y la noche más larga.

El nombre de la fiesta ha evolucionado con criterios de inclusión, ya que comenzó a celebrarse hace pocas décadas en Tiwanaku como Año Nuevo Aimara, luego se llamó Año Nuevo Aimara-Quechua y después Año Nuevo Andino.

En 2009, el entonces Gobierno de Evo Morales bautizó la celebración como Año Nuevo Andino Amazónico y decretó que cada 21 de junio sea festivo nacional, y en 2017 el nombre incluyó a la zona del Chaco.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -