3.5 C
La Paz
sábado, mayo 21, 2022
InicioMundoBrasil se quita la mascarilla en exteriores ante el descenso de la...

Brasil se quita la mascarilla en exteriores ante el descenso de la pandemia

El estado de Sao Paulo, el más poblado y rico de Brasil, liberó este miércoles el uso de la mascarilla en exteriores y se sumó así a la decena de capitales regionales que han tomado la misma decisión ante el descenso progresivo de los casos de covid-19 en el país.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, un posible candidato a la Presidencia en las elecciones de octubre próximo, decretó el fin del uso de tapabocas en espacios abiertos, incluidos los estadios de fútbol, aunque mantuvo su uso en ambientes cerrados.

«Finalmente podemos dar este primer gran paso» y «traer una sonrisa de vuelta», dijo Doria mientras se quitaba la mascarilla, en una rueda de prensa en los jardines del Palacio de los Bandeirantes de Sao Paulo.

«Es un nuevo momento en nuestras vidas después de 2 años y 2 meses de pandemia, de tristeza y de pérdidas», añadió.

La clave: la vacunación

Asimismo, señaló que la liberación de la mascarilla responde «al avance de la vacunación», que ha permitido que cerca de un 90 % del público-objetivo paulista esté con la pauta completa.

«Si Sao Paulo fuera un país, sería el tercero del mundo en número de personas vacunadas», aseguró.

Por el momento, apenas Río de Janeiro, la ciudad más turística del país, ha levantado la obligación de usar la mascarilla tanto en exteriores como en interiores, medida que entró en vigor el lunes pasado.

El resto de capitales regionales que, por el momento, han dado el paso de flexibilizar su uso han sido más conservadoras y limitado esa libertad a lugares abiertos.

Así ha sido en el Distrito Federal de Brasilia, Belo Horizonte, Boa Vista, Campo Grande, Florianópolis, Macapá, Manaus -sólo a partir del día 16-, Sao Luis, Teresina y ahora Sao Paulo.

En el caso de Sao Paulo se ha hecho extensible a todo el estado homónimo, que tiene unos 46 millones de habitantes -una población similar a Argentina o España- y es el que acumula peores datos de covid del país, con 5 millones de contagios y unos 165.000 fallecidos.

En todo Brasil, se han registrado más de 29,1 millones de positivos y 652.000 muertes vinculadas al coronavirus desde el inicio de la pandemia.

No obstante, cada vez era más común ver a personas sin mascarilla en las calles de Sao Paulo, pese a su carácter obligatorio desde el 7 de mayo de 2020 hasta hoy.

Por aquel entonces, las autoridades estipularon una multa de unos 550 reales (110 dólares) para el ciudadano que no llevara tapabocas.

Sin embargo, el castigo se quedó en meras advertencias, pues, al menos en la capital paulista, la Administración local no tiene el registro de multa alguna impuesta a lo largo de estos dos años de pandemia.

La Alcaldía de Sao Paulo «no actuó de forma punitiva y se centró más en la parte educativa», orientando a la población cómo usar correctamente la mascarilla, apuntaron fuentes oficiales.

La pandemia sigue a la baja

El adiós a la mascarilla en exteriores se produce en medio de una desaceleración de la pandemia que se mantiene desde mediados de febrero y parece indicar el principio del fin de la ola ómicron.

Esa variante del virus rompió los récords de contagios en las primeras semanas del año hasta establecer, el pasado 3 de febrero, un máximo de 298.408 positivos en un solo día.

A partir de ahí, la incidencia fue disminuyendo y hoy la media diaria de infectados se sitúa por debajo de los 50.000, mientras que el promedio de fallecidos, que creció ligeramente aunque nunca al mismo ritmo que los casos, ha sido de 457 en la última semana.

La cifra de decesos es todavía elevada, pero está lejos de los más de 3.000 que registró el país en abril de 2021.

Ello se debe principalmente a la buena acogida de la vacunación, que ha permitido que un 73 % de los 213 millones de brasileños tenga la pauta completa y un 30 % cuente con la dosis de refuerzo.

Con base en esos datos, el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, uno de los líderes mundiales más negacionistas del coronavirus, estudia ya la posibilidad de rebajar la crisis de la covid a endemia, pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la sigue tratando como pandemia.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -