8 C
La Paz
domingo, julio 3, 2022
InicioOpiniónEditorialCharcas, la cuna de la libertad

Charcas, la cuna de la libertad

Chuquisaca celebra hoy su aniversario cívico recordando que hace 113 años Charcas fue el escenario donde se gestó la revolución de la independencia. El levantamiento popular contra el poder español fue producto del cansancio por el abuso y la prepotencia. En la Universidad de San Francisco Xavier maduraron las ansias de libertad que un 25 de mayo de 1809 eclosionaron en una insurrección contra las autoridades de la Real Audiencia de Charcas, ahora Sucre, la capital de Bolivia. Uno de los argumentos para el levantamiento fue la presunta intención de entregar el poder a la infanta Carlota Joaquina de Borbón. La gente salió a las calles vitoreando al Rey Fernando VII, y repudiando el mal gobierno. Las campanas de la iglesia repicaban llamando al pueblo a sumarse a la movilización, que pronto cambio de argumentos, para proclamar la independencia de las colonias españolas, proceso que en el caso de nuestro país se prolongó hasta el año 1825.

Desde entonces, cada 25 de mayo esas campanas vuelven a llamar a la ciudadanía para festejar la fiesta cívica en la que cada año los gobiernos de turnos prometen la ejecución de proyectos para Chuquisaca, que rara vez se cumplen. Esta vez fue el presidente Luis Arce que visita Sucre, para sumarse a los festejos. Asistió junto al vicepresidente David Choquehuanca. Asistieron a la solemne Sesión de Honor en homenaje a los 213 años del Primer Grito Libertario de América. La oportunidad sirvió para que estén juntos los mandatarios y el gobernador de Chuquisaca, Damián Condori, además de senadores, diputados y dirigentes cívicos, concejales municipales y otros representantes.

El presidente Arce anunció una serie proyectos y obras para Chuquisaca, como una planta industrializadora de papa, con capacidad de procesar 33.000 toneladas métricas de ese producto por año. También anunció para el Chaco la instalación de una planta industrialización de productos como ají, maní, sésamo, algarrobo y otros; y una planta industrializadora de fruta para Nor y Sud Cinti. También se desarrollará un Programa de Gestión Turística del Patrimonio Cultural. Entre otros anuncios se prometió una carretera, agua potable, viviendas sociales, unidades educativas y centros de salud.

Chuquisaca, como todos los departamentos del país, requiere una serie de servicios básicos, así como mejorar los ya existentes. La economía de la región ha sido afectada por la secuela de la pandemia, y requiere de un impulso decidido a su economía. La disminución de la producción de hidrocarburos ha afectado también a Chuquisaca, que sufre los efectos de la crisis. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el Producto Interno Bruto (PIB) de Chuquisaca se recuperó en 2021 alcanzando un crecimiento del 9 por ciento respecto a la gestión 2020 cuando este indicador registró un decrecimiento de 9,8 por ciento. Las exportaciones de la región, que incluyen agropecuaria, industria manufacturera, minería e hidrocarburos, llegaron a 20 millones de dólares a marzo de este año, y en comparación con el mismo período de 2021 se observa un aumento del 32 por ciento.

Pero como casi todo el país, Chuquisaca siente los efectos de la paralización que generó el coronavirus, que ocasionó el cierre de empresas, la pedida de fuentes de trabajo y que muchos hogares agoten sus ahorros para la supervivencia de más de un año, tiempo en el que las actividades fueron precarias, pero que había que sobrevivir, a lo que se sumó la necesidad de asistencia médica privada frente a las carencias del sistema público de salud.

Hoy todos los sectores productivos requieren apoyo, pero no con la demagogia acostumbrada, sino creando oportunidades, servicios de calidad, facilidades de crédito, generación de empleo, ampliación de los mercados para los productos nacionales y, fundamentalmente, incentivos a las inversiones para la llegada de capitales que puedan impulsar y diversificar la producción nacional. Para nadie es un secreto que gran parte de los alimentos y productos que se consumen en el país llegan del exterior, cuando existen la condiciones de producir en nuestro territorio. Se necesita seguridad jurídica, respeto y garantías a la propiedad privada y cumplimiento de las normas legales, de manera que se devuelva la confianza a la ciudadanía y a los inversionistas, y se haga posible el emprendimiento de diversidad de iniciativas que se ven coartadas por las actuales condiciones de inseguridad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -