6 C
La Paz
sábado, septiembre 18, 2021
InicioOpiniónDel temor venezolano a esperanza boliviana ante elecciones argentinas

Del temor venezolano a esperanza boliviana ante elecciones argentinas

Tono Gil

La crisis económica y los inminentes comicios de Argentina no dejan indiferentes a la población inmigrante en el país. Mientras que entre los venezolanos hay temor de que la llegada de un nuevo Gobierno les cierre las puertas, en la comunidad boliviana hay esperanza de recuperar el bienestar perdido.

Las elecciones generales que el país afronta el próximo 27 de octubre, en las que el peronista Alberto Fernández parte como favorito frente al aspirante a la reelección, Mauricio Macri, no solo afectan directamente a los argentinos, sino también a los numerosos foráneos que hicieron de esta nación su nuevo hogar.

Una comunidad nada desdeñable, ya que supone el 4,9 % de toda la población del país, una de las cifras más altas de la región, según un informe sobre migración de las Naciones Unidas.

Actualmente, Paraguay y Bolivia cuentan con comunidades grandes y muy consolidadas en tierras argentinas. A estos dos países hay que sumar a Venezuela, que en los últimos años lidera el trasvase de habitantes como resultado de la pronunciada crisis económica y política que azota al país caribeño.

¿Cómo les afecta la coyuntura argentina? ¿Piensan votar en las elecciones? ¿Quién esperan que gane? ¿Se plantean irse del país si la situación empeora?

Venezuela: temen condiciones migratorias más duras sin Macri

El descomunal éxodo venezolano toca muy de cerca a Argentina, que solo en los últimos cuatro años ha acogido a unos 132.000 migrantes del país caribeño, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Por la situación de su país de origen, el Gobierno de Macri publicó a principios de año un decreto para facilitar la entrada de venezolanos al país, incluso a aquellos que porten cédula o pasaporte caducados en los últimos dos años.

«Tampoco es un secreto para nadie que la mayoría, y hablo también en mi caso particular, de que la persona que más uno apoya, quizás por el sentido de que le ha abierto también un poco el camino a uno y a la comunidad venezolana, es el actual presidente», asegura José Carías, venezolano de 36 años.

Llegó a Buenos Aires hace casi año y medio con su título de Administración de Empresas bajo el brazo y desde entonces ha sido repartidor de folletos para una pizzería, operador radial en una agencia de taxis y actualmente se desempeña en la cocina de un colegio.

En Venezuela todavía le quedan su esposa y su hija, a las que llega a enviar hasta el 50 % de su sueldo mensual, y según sus cálculos, en el primer trimestre de 2020 ya se podrán mudar con él.

Zacarías Bakit, quien conduce de 80 a 90 horas semanales para Cabify, esgrime que otro motivo por el cual apoyan al presidente es que su principal rival lleva como candidata a la vicepresidencia a la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), quien mantuvo una buena relación con el chavismo.

«Yo no soy quién para tomar una postura al respecto, sin embargo sí me da miedo porque ella ya tuvo una relación muy estrecha con esta gente y esta gente se radicalizó, ni siquiera es lo que era cuando tuvieron relación con Cristina», sostiene Bakit.

«Decida lo que decida el pueblo argentino, ellos son soberanos y lo que ellos decidan, nosotros vamos a seguir trabajando igual, sea con un Gobierno o con el otro», añade.

Paraguay: Luchan por hacerse oír con más participación

La comunidad paraguaya lleva ya muchos años establecida en Argentina. En el último censo del país (2010), eran la población extranjera más numerosa, con 550.713 residentes, aunque la cifra ha seguido creciendo año tras año.

Una de las piedras angulares de la colectividad es el Club Atlético Deportivo Paraguayo, un equipo de fútbol con más de 7.000 socios que además de la faceta deportiva, también realiza diversas actividades sociales, culturales y políticas dirigidas a la comunidad.

Su presidente, Salomón Ramírez, explica a Efe que en general los paraguayos se han visto muy afectados por la coyuntura económica: «Hay alguna gente que hace la doble migración ya. Los hijos migran a otros lados y también hay algunos que han vuelto a Paraguay», comenta.

Para poder votar en las elecciones presidenciales es necesario estar nacionalizado, una acción que muchos paraguayos evitan por el marcado orgullo por sus raíces, mientras que cada provincia argentina impone sus reglas para que los extranjeros puedan ejercer el sufragio provincial, municipal, o ambos.

En las primarias de agosto, solo un 27,51 % de los extranjeros habilitados en la provincia bonaerense votó, un número bajo pero superior al de otros años.

«Hoy estamos trabajando para movilizar y concienciar más a nuestros compatriotas de que es muy importante la participación activa en las decisiones políticas, porque tenemos nuestras propias reivindicaciones y nuestros propios problemas», relata Ramírez.

Bolivia: Decepcionados, esperan recuperar el bienestar económico

En la comunidad boliviana, la segunda más numerosa del país, con 345.272 habitantes según el último censo, la frágil situación económica en Argentina durante el Gobierno de Mauricio Macri ha hecho mella.

En la localidad bonaerense de Escobar reside una de las comunidades bolivianas más nutridas del país. Allí, el administrador de la colectividad, Arturo Sotar, explica a Efe cuál es el perfil migrante de su país de origen.

«Nosotros vinimos de Bolivia porque la gente es pobre, no venimos los que tenemos plata. Toda la gente pobre del campo vino acá, por esa razón le gusta trabajar en el campo a la gente», sostiene Sotar.

Uno de los trabajadores del mercado de fruta y verdura que gestiona la Colectividad Boliviana de la ciudad es Teófilo Céspedes, quien llegó al país hace 45 años y afirma que los productos hortofrutícolas se han devaluado mucho.

«Las cosas no valen nada, no cotizan en dólar. Nosotros vendemos en pesos, acá las cosas siguen subiendo en dólares y entonces no da más. Esperemos que vengan las elecciones y cambie la situación porque esto para nosotros no da», apunta.

La crisis que golpea al país ha provocado que los envíos de dinero de bolivianos residentes en Argentina se resientan profundamente, con una caída del 41 % de enero a julio de 2019 respecto al mismo periodo de 2018, según el Ministerio de Economía de Bolivia.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -