6 C
La Paz
miércoles, diciembre 1, 2021
InicioOpiniónEditorialDiariamente, 124 mujeres son agredidas

Diariamente, 124 mujeres son agredidas

Informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) demuestran que la violencia contra la mujer continúa siendo un problema generalizado y devastador. Cerca de 736 millones de mujeres (es decir, una de cada tres) sufren violencia física o sexual infligida por un compañero íntimo o agresiones sexuales perpetradas por otras personas, unas cifras que se han mantenido en los últimos diez años. Bolivia aparece entre los países con mayor violencia intrafamiliar en la región latinoamericana. Los datos oficiales confirman un promedio diario de 124 casos de violencia hacia la mujer y ya se han registrado 47 feminicidios durante el presente año.

Informes como estos tienen que preocupar a todos porque son señal de que algo está muy mal en nuestra sociedad. Evidentemente, el director de la Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Vida y la Integridad Personal, Sergio Fajardo, en su último informe afirmó que «los casos de feminicidio han subido a 47», un dato que mantiene la tendencia de los años precedentes. De estos delitos, trece se reportaron en La Paz, nueve en Cochabamba y Santa Cruz, seis en Oruro, que son las regiones con más casos acumulados en el país, mientras que los otros cinco departamentos han dado entre uno y tres feminicidios. Otro informe de la Fiscalía, señala que en el transcurso de este 2021, se registran cada día un promedio de 124 casos de violencia hacia la mujer, tipificados en los alcances de la Ley 348.

En total se registraron 16.930 casos inmersos en la Ley dirigida a garantizar a las mujeres una Vida Libre de Violencia entre el 1 de enero y el 16 de mayo. La mayor incidencia corresponde al departamento de Santa Cruz con 6.455, seguido de La Paz con 3.178. Desde que entró en vigencia el año 2013 la Ley N° 348 que endurece las penas para los transgresores, y pese a normas adicionales emitidas posteriormente, la violencia intrafamiliar continua, y los feminicidios se incrementan. Investigadores, activistas de los derechos de la mujer, así como juristas consideran que la solución no solamente debe buscarse en las leyes que pueden ser buenas o malas, ser más o menos drásticas, sino en su aplicación y su cumplimiento. En nuestro medio, las nomas son ignoradas por la mayor parte de la población o los jueces y fiscales no las aplican en todos sus alcances.

Los estudios y recomendaciones de los organismos internacionales y de los expertos se dirigen hacia la educación y formación integral temprana para lograr un cambio de dirección que busque cimentar el respeto a la mujer, a la vida, y a los derechos desde el hogar, la escuela y los sistemas educativos. Tiene que haber un compromiso total de la gente y las instituciones para lograr un cambio de actitud. La OMS considera que la violencia intrafamiliar empieza cada vez más temprano: una de cada cuatro mujeres de entre 15 y 24 años que han mantenido alguna relación íntima habrán sido objeto de las conductas violentas de un compañero íntimo cuando cumplan 25 años.

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, decía en uno de sus mensajes que «La violencia contra la mujer es endémica en todos los países y culturas. Es dañina para millones de mujeres y para sus familiares y se ha visto exacerbada por la pandemia de la covid-19. Sin embargo, no disponemos de vacunas para ponerle freno y solo podremos hacerle frente si los gobiernos, las comunidades y las personas adoptan medidas y las integran plenamente con el fin de cambiar actitudes perjudiciales, mejorar el acceso a las oportunidades y los servicios para las mujeres y las niñas y fomentar las relaciones saludables, y de respeto mutuo». Alrededor de 641 millones de mujeres en el mundo sufren actos violentos perpetrados por un compañero íntimo. Esta forma de violencia es la más frecuente que sufren las mujeres. Sin embargo, el 6% de las mujeres refieren haber sido agredidas sexualmente por personas que no son ni su marido ni un compañero íntimo. Si tenemos en cuenta el alto grado de estigmatización y el hecho de que muchos abusos sexuales no se denuncian, es probable que, en la práctica, estas cifras sean mucho mayores.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -