10.3 C
La Paz
viernes, mayo 17, 2024
InicioOpiniónEditorial¿En riesgo el Estado Plurinacional?

¿En riesgo el Estado Plurinacional?

El Movimiento Al Socialismo (MAS), que responde a Evo Morales, cumplió su amenaza de bloquear las principales carreteras del país en rechazo a la prórroga de mandato de los magistrados y consejeros del Órgano Judicial, mientras el presidente Luis Arce Catacora advirtió que está en riesgo el Estado plurinacional, y la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, denunció que se utiliza como excusa el tema de las elecciones judiciales para convulsionar el país y gestar un golpe de Estado. El primer mandatario, en su mensaje recordando los 15 años del Estado Plurinacional, celebrado con un encuentro con organizaciones sociales y autoridades nacionales en la Casa Grande del Pueblo, aseguró que «hay razones para estar preocupados y, por tanto, para estar alerta y en pie de combate». Afirmó que es «el momento de mayor amenaza para el Estado Plurinacional y de eso hay que estar advertidos».

Dijo también que «las amenazas de un proyecto de restauración conservadora y colonial no han desaparecido, y ahora cuentan a su favor con su articulación con una nueva derecha que, por ambiciones personales y electorales, están por debilitar los cimientos de nuestro Estado Plurinacional…».

Lo que el gobierno no reconoce es que se trata de un problema interno del gobierno, que no supo llevar adelante los fundamentos centrales para conducir al país, asediado por situaciones reales de la economía global y problemas heredados por malas políticas económicas que malgastaron los recursos del pueblo boliviano, agotaron los hidrocarburos sin pensar en reponer los yacimientos; olvidaron la necesidad de diversificar la economía, trancaron los principales proyectos nacionales como el litio, el hierro y perjudicaron las exportaciones privadas; acabaron con las RIN; debilitaron la institucionalidad, destruyeron el sistema judicial y dejaron inerme e insegura a la ciudadanía con los más altos registros de corrupción, hechos que derivaron en problemas graves, ahondados por la división de la fuerza política que llevó al MAS al poder.

El discurso de echar la culpa a la derecha, al imperio o inventar golpes de Estado ya no lo cree nadie. En este momento hay una realidad complicada que es agravada, evidentemente, por las ambiciones personales dentro del partido de gobierno. Por ello no extraña que el gobierno considere al bloqueo de caminos o al rechazo generalizado a la prórroga de los magistrados judiciales, como una intentona golpista, aunque el conflicto interno en el MAS es el único vector desestabilizador. El Gobierno reportó este lunes que existe normalidad y transitabilidad en las carreteras de ocho departamentos y reconoció ocho puntos de bloqueo, de los cuales tres ya fueron desmovilizados.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, informó mediante sus redes sociales que las vías están cortadas en el kilómetro 285 de la carretera interdepartamental Cochabamba-Santa Cruz, a la altura del puente Ichilo, en Bulo Bulo. Además, en el kilómetro 91 de la carretera Cochabamba-Santa Cruz. La tercera vía afectada es la carretera antigua Cochabamba-Santa Cruz, a la altura del cruce Tiraque. Asimismo, en la misma vía, hay cortes en el kilómetro 82 a la altura de la localidad de Koari. La quinta vía afectada es la carretera Cochabamba-Sucre, kilómetro 90 a la altura del Cruce Vacas.

Los hechos son muy claros. Los medios de comunicación reflejan nítidamente la situación. Por ejemplo, Marcelino Flores, dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb) ‘evista’, informó que desde el sábado 20 de enero se enviaron notas a todos los sindicatos del transporte libre, urbano, pesado y liviano, pidiéndoles que suspendan sus viajes desde la medianoche del domingo para no verse perjudicados y atrapados en medio de los bloqueos. Calificó al bloqueo de «impostergable e indefinido». Reveló que su gente, desde el domingo, «ya se estaba trasladando para bloquear». Mientras tanto la CSUCB (sector oficialista) rechazó el bloqueo y anunció su respaldo al gobierno.

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, reprochó a los grupos afines a Evo Morales, de quienes dijo utilizan como excusa el tema de las elecciones judiciales para convulsionar el país y gestar un golpe de Estado. «La verdadera intención de los bloqueos es imponer una reelección indefinida, es apuñalar por la espalda a la economía del pueblo boliviano», enfatizó. A su vez, el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, cree que el bloqueo de carreteras no tendrá «la fuerza» necesaria para paralizar el eje central del país. En respuesta a las acusaciones del gobierno, el expresidente Evo Morales, niega ser el artífice del bloqueo de carreteras. Dijo sentirse «sorprendido» con la determinación de las organizaciones sociales que dieron un plazo de 72 horas a los magistrados para que renuncien, y como no lo hicieron, decidieron cumplir con el bloqueo nacional. Que Morales niegue su participación, después de haber amenazado con el bloqueo, tampoco extraña a nadie debido a la forma como el expresidente es afecto a evitar la verdad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -