6 C
La Paz
miércoles, octubre 27, 2021
InicioOpiniónEditorialHacia las elecciones 2020

Hacia las elecciones 2020

Con la elección de los nuevos vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), por la Asamblea Legislativa Plurinacional se abrió el camino para la convocatoria a nuevas elecciones generales que permitan elegir a los legítimos gobernantes del país, en unos comicios en los que se respeten las normas legales, la Constitución Política del Estado y la voluntad ciudadana. Asimismo, esta vez se espera que todos los partidos y candidatos tengan las mismas posibilidades, sin privilegios, ventajas ni trabas. Por lo menos esa es la esperanza del pueblo que ha demostrado su rechazo al fraude y manipulaciones dolosas perpetrados en las elecciones del 20 de octubre, anuladas por haberse comprobado una serie de irregularidades.

Ahora es responsabilidad de los vocales del TSE convocar y conducir las nuevas elecciones en el menor tiempo posible y en el marco de las previsiones aprobadas en la Ley de Régimen Excepcional y Transitorio para la Realización de las Elecciones Generales 2020. La Asamblea Legislativa eligió a los seis vocales titulares y seis suplentes del Tribunal Supremo Electoral que completan la sala plena de ese organismo junto al vocal designado por la Presidencia del Estado, Inicialmente la norma había previsto que se convoque a elecciones 48 horas después de posesionados los vocales, pero ante una explicación del vocal Romero se acordó ampliar los plazos para cumplir tareas urgentes de reestructuración interna en el Órgano Electoral y completar varias tareas pendientes.

Recordemos que los vocales del anterior TSE habían destituido a varios operadores técnicos, designaron a funcionarios proclives al oficialismo, y varios empleados de distinto nivel operativo están presos o investigados por haber participado en las acciones fraudulentas que distorsionaron los comicios. El vocal Romero justificó la necesidad de dar más tiempo al TSE debido a que muchos cargos están acéfalos, y a la proximidad de los feriados de fin de año. Falta la designación de directores de unidades estratégicas y técnicos. Es la sala plena del TSE la debe evaluar al personal que se contratará y eso requerirá tiempo porque elegirán los mejores profesionales. Asimismo, Romero resaltó que la infraestructura de al menos cinco tribunales electorales fue dañada y se perdió una gran cantidad de documentación. Además de ello es necesario contar con un padrón electoral debidamente saneado y confiable. Felizmente ya ha comenzado la labor de depurar la base de los ciudadanos habilitados para votar con la colaboración de técnica y económica de la Unión Europea (UE) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Contar con vocales imparciales y probos, una organización eficiente, además de recursos económicos y tecnológicos es una necesidad de vital importancia para garantizar unos comicios limpios y confiables, pero la certidumbre de que esta vez se hará respetar la voluntad que surja de las urnas, la deben dar los propios ciudadanos, los partidos, los delegados y jurados de mesa, que fueron factores clave en el celo que permitió cuidar el voto y denunciar las manipulaciones en las anteriores elecciones. Realmente los nuevos miembros del TSE tienen una difícil misión porque deben trabajar en devolver la confianza de la ciudadanía a una entidad desprestigiada y que fue manejada sin escrúpulos por gente que obedecía la consigna de burlar la voluntad popular.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -